El dios de las pequeñas cosas

El dios de las pequeñas cosas

domingo, 27 de noviembre de 2011

El Vacío


Estoy recopilando algunos de mis escritos para un proyecto que me han ofrecido (qué importante suena ¿no?). Este de "El Vacío" gustó mucho (lo recuerdo) y como el ego nunca termina de abandonarnos (por más que lo plantemos en la calle), pues, ahí va de nuevo. Con mucho gusto.

El vacío

Me han dicho que tengo que darle más juego a mis escritos. Que eso de contar si me depilo o no las partes íntimas, sólo le interesa a unos pocos (qué morbosos) y lo de que me pasé el domingo limpiando los azulejos del baño, prácticamente a nadie (qué inteligentes).

En fin… Tendré que meterme con alguien, porque la tele hace cinco lavados de cortinas que no la enciendo, y no tengo ni idea de lo que pasa en el Mundo. Para qué, si ya me deprimo yo sola.
A ver…, dejo el arnés de ama de casa y me enfundo el mandil del juego intelectual.
Empezaré haciendo referencia a un escritor famoso (que queda muy culto) y de ahí, ya paso yo a lo mío.

Dice Millás, que el vacío ocupa más espacio que el volumen (refiriéndose a que, en su biografía no está lo que no ha escrito ni lo que aún no leyó). Y eso, me dio qué pensar…

¡Dónde va a parar el mérito!, por ejemplo, de lo que yo podría decir y no digo (el vacío) en contraposición al poco gas que suelto (el volumen). O sea, en cristiano, que ya me cuesta mantener la boquita cerrada para que el vacío siga reinando por su ausencia.
Qué… ¿Cómo lo ves...? Una caca ¿no? A ver si lo de darle juego a los escritos no va por ahí… Uy, cómo me revienta que los tiros no vengan de frente, con lo mal que pillo yo el arqueo de cejas con parpadeo...
En fin, lo dejamos para otro día y le hinco el diente al temilla ese que me tiene las uñas en cuarto menguante. Si lo que yo tengo que hacer es escribir lo que me salga de la punta de la pluma ¡y que tiemble el vacío…!

Mercedes Alfaya

3 comentarios:

Ave Mundi Luminar dijo...

Jaté tu lo que son las cosas...¿Y a mi que me encanta esa forma tan 'MartinAlfallesca' (toma palabro que pasará a la historia de la literatura), de hacer oscilar el péndulo entre cercano y lo sublime? ...¿Quién dijo vacío?

Paseos por el alambre dijo...

Ay, Ave, no me pegues esos sustos... Que yo no bebo, y por un momento, te vi doble, je, je. Ya quité el otro comentario.

Jaté lo que son las cosas... ¿Y yo que me río de lo lindo con tus palabras y tus palabros...? Por eso, a veces, pienso que merecen la pena estas tonterías que se me ocurren. Ya tengo otro de estos panes duros en remojo (no sé cómo la gente dice que pierde la inspiración, porque a mí lo que me faltan son hojas para que la olla suelte vapor con todo lo que me hierve en la cabeza (es por rachas, no temas...). Pero, vamos, que si a ti te gustan, yo le sigo dando guindas al pavo, je, je.
Un abrazo encantado.

Ave Mundi Luminar dijo...

jejeje.. pues este pavo te pide más guíndas... así que 'tira a darle a la tecla'!!

Un abrazo de pavo (bajo en grasa y colesterol por otro lado) :)