El dios de las pequeñas cosas

El dios de las pequeñas cosas

martes, 22 de febrero de 2011

Mis pequeñas debilidades...


... Estoy recopilando escritos que se perdieron cuando cerré mi blog (el de abajo es uno de ellos). Dar portazos, revolcarme en la tristeza y arremeter contra mis cosas, formaba parte del camino, del aprendizaje. Un día, sin embargo, mi ánimo se templó. Y fue cuando comprendí que no te iba a regalar mi genio; después de todo, tú ya no eras tan importante para mí.
* * *
... Siento debilidad por ciertas cosas (como todo el mundo). Reconozco que esta carencia de energía o vigor en las resoluciones del ánimo, nos convierte en vulnerables. Pero es que a mí, de vez en cuando, me encanta desprenderme de esa coraza social que nos impone un mundo cada vez más competitivo, y acercarme a la natural esencia del ser humano. Emocionarse es disfrutar un instante de fragilidad momentánea; dejar que se nos cuele en lo más profundo el duende de las pequeñas cosas, a través del arte, la música, los niños, la belleza… Por lo general, consentir que se te escape el alma por los ojos mientras escuchas una canción, te acuerdas de alguien o contemplas una fotografía, parece que no está bien visto: porque la emoción, intensa y pasajera pero reiterativa, se asocia (de forma errónea) a las personas débiles. Es por eso, que estos momentos de dolorosa plenitud solemos disfrutarlos a solas; y desde luego, contarlos poco.
... En aras de romper con los estereotipos que modelan y acartonan nuestra vida, os muestro algunos de mis puntos débiles; esos que me desbordan los ojos para que no se enquisten los sueños.
Me gusta el saxo (con “a”), los silencios compartidos, los ojos atentos…
Valoro la creatividad, la paciencia, las palabras a tiempo…
Me conmueve la tristeza, la soledad, el desencanto…
Siempre lloro con los finales felices. Y si pudiera, sería el guardián entre el centeno.
...
Mercedes Martín Alfaya

5 comentarios:

Neogeminis dijo...

Darse espacio para "sentir"...un derecho básico al que no debemos renunciar.
Me encantó esta frase:
"Emocionarse es disfrutar un instante de fragilidad momentánea; dejar que se nos cuele en lo más profundo el duende de las pequeñas cosas"
Abrazos!

MAR SOLANA dijo...

Compartimos el gusto por el saxo (con "a"), la complicidad de los silencios y esa pequeñita porción del alma que vuela por ahí cuando escucho una canción que hace "diana" en mi ánimo...

Besos, guerrera de lujo.

De cenizas dijo...

¡Recupera y recopila! Vale la pena, luego ya se hará la criba.
¿Ahora nos vamos a poner triquismiquis por una vocal?





besos

Paseo por las nubes y por el alambre dijo...

Neo ¿yo dije esa frase?... Pues, oye, me salió de chorra, je, je.
Besotes de emoción.

Mar, sé que la sensibilidad te inunda los poros, y eso es muy bueno. Ojalá todo el mundo tuviera un poco de eso.
Besos sensibles.


Luis, tienes toda la razón con lo de triquismiquis con lo de la vocal. El sexo (con "e") me parece que es uno de los mejores inventos de la historia.

Besos con... (broma, je, je)

San dijo...

¿Sabes? compartimos el gusto por cosas similares, mejor dicho sentimos y nos emocionamos por cosas cotidianas que miradas con otros ojos, esos que tú has dibujado magistralmente nos hacen sentir BIEN.
Un beso.