El dios de las pequeñas cosas

El dios de las pequeñas cosas

miércoles, 29 de julio de 2015

¿Se puede engañar al Ratoncito Pérez?





Acabo de llegar del cole y tengo que mirar mi agenda. La seño nos ha dado una agenda donde marcamos lo que hacemos bien y dejamos en blanco lo que no. Por ejemplo, si pegas, o no atiendes en clase, la casilla de comportamiento se queda sin cruces. Antes, en Infantil, había juguetes en clase y no llevábamos agenda ni  tareas para casa. Ahora, en  Primaria, sí. Cuando estás en Primaria, también se te caen los dientes: mnm-ira, ¿ves? Agajo me jaltan dos y este de arriba ya se me mueve.

El Ratoncito Pérez me trajo un collar, dinero y una piruleta. He pensado que los granitos de arroz se parecen mucho a los dientes, aunque, si pongo uno debajo de la almohada para que el ratoncito me traiga más regalos, igual se da cuenta ¡y qué!... Además, en catequesis, vimos al Señor de la iglesia, y dice Genoveva que Dios está en todas partes, y lo ve todo. Entonces, si me como las uñas, seguro que se lo chivatea a mi madre y me quedo sin ver los dibujos.


De todas formas lo voy a intentar. Me he traídos dos granos de arroz para colocarlos debajo de la almohada esta noche. Si cuela, cuela. Y si no, ya cuando haga la Primera Comunión me confieso.
 (Del libro: "Tesoros y el mundo de Aroa"de  Mercedes Alfaya)

No hay comentarios: