El dios de las pequeñas cosas

El dios de las pequeñas cosas

martes, 8 de octubre de 2013

Pequeñas Debilidades

      Siento debilidad por ciertas cosas (como todo el mundo). Reconozco que esta carencia de energía o vigor en las resoluciones del ánimo, nos convierte en vulnerables. Pero es que a mí, de vez en cuando, me encanta desprenderme de esa coraza social que nos impone un mundo cada vez más competitivo, y acercarme a la natural esencia del Ser.
      Emocionarse es disfrutar de una fragilidad momentánea; dejar que se nos cuele dentro el duende de las pequeñas cosas, a través del arte, la música, los niños, la belleza… Por lo general, consentir que se te escape el alma por los ojos mientras escuchas una canción, te acuerdas de alguien o contemplas una fotografía, parece que no está bien visto: ya que la emoción —aunque de forma errónea— se asocia a las personas débiles. Es por eso que estos momentos de dolorosa plenitud solemos disfrutarlos a solas; y, desde luego, nada de contarlo.
      En aras de romper con los estereotipos que modelan y acartonan nuestra vida, os muestro algunos de mis puntos débiles; esos que me desbordan los ojos y me conectan con mi fondo cristalino y azul.
       
    Aquí van:
   «Me gusta el saxo (con “a”) y el sexo (con “e”), los silencios compartidos, los ojos atentos»
   «Valoro la creatividad, la paciencia, las palabras a tiempo»…
   «Me conmueve la tristeza, la soledad y el desencanto»…
   «Siempre lloro con los finales felices. Y, si pudiera, sería el guardián entre el centeno»...

5 comentarios:

MAR SOLANA dijo...

Mi querida Merce:

Siempre es una gozada dejar un ratito los pies colgando desde una de tus nubes mientras me acuno en tus mágicas palabras ;)

Paseo por las nubes dijo...

Hola, Mar:
Pues tu comentario sí que me ha dejado con los pies colgando; poético y suave como una caricia.

Gracias, guapa. Un placer recibirte.

Gloria dijo...

Entonces me declaro débil hasta la rotura pero lo prefiero a convertirme en un trozo de roca dura e insensible.
Menos mal que aún abunda la gente débil.
Besos de gofio.

Paseo por las nubes dijo...

Besos, Gloria, y gracias por sumarte al clan.

Rive Gauche dijo...

Precioso pensamiento Merche, sincero y compartido por mi misma también. Estamos siendo esclavizados del estress, de las prisas y de montones de cosas que cada vez nos inhumaniza mas. Bravo por estas palabras y me uno a ti.Un abrazo