El dios de las pequeñas cosas

El dios de las pequeñas cosas

jueves, 26 de abril de 2012

Córdoba en Mayo

Palacio de Viana

Patio cordobés


Ay, cuánto echo de menos a mi Córdoba en mayo, donde todo es aroma de azahar, color y suspiros.
Uno de los primeros poemas que escribí cuando empezaba en este mundillo de la escritura fue precisamente a los patios de Córdoba. Conseguí que se publicara en una de las revistas que se editan en la ciudad por estas fechas: "Córdoba en Mayo".
El poema, más o menos, era este:

"Amantes recelosos,
muros de nobleza antigua
que ocultáis tras los labrados
misterio, hechizo y finura.

Que nadie rompa el embrujo
si tus rejas traspasara,
que solo se escuche el canto
que en la fuente deja el agua.

Dormido el altar de flores
a nuestros ojos se ofrece
igual que dormidos parecen
arcos, rejas, sol y fuentes.

Perfume de naranjo en flor
donde el espíritu árabe
dejó prendido el clamor
de su historia y de su arte.

Arcos como coronas
en el patio cordobés
y un mantón bordado en oro
que quiere dormirse en él.

Rebosantes los balcones
de geranios y claveles
acompañan ese llanto
que de la guitarra viene".


9 comentarios:

Neogeminis dijo...

Linda manera de recordar el encanto de un sitio que espero alguna vez conocer!

un abrazo.
P.d
por aquí se dice geranios

Paseo por las nubes dijo...

Hola, Neo, guapa. Mira que eres atenta y elegante...
Es verdad, se me coló una "e", donde tenía que ir una "i". Suerte que me avisaste, porque no me gustan los "manchones" en las letras, je, je.

Voy a cantar un poco:

"Julio Romero de Torres pintó a la mujer morena, con los ojos de misterio y el alma llena de pena".
(la mujer cordobesa)

¿Conoces a la "chiquita piconera"? Una cordobesa muy guapa. La pintó él. Hace tiempo, ya muy mayor la mujer, le hicieron un traje con billetes de cien pesetas que llevaban su imagen cuando todavía existían las pesetas.

Un abrazo florido (ya vine, ya viene mayo).

angélica beatriz dijo...

Precioso poema, querida Mercedes. Con el aroma inconfundible del recuerdo de tu alma.

Un beso grande.

angélica beatriz dijo...

Precioso poema, querida Mercedes. Con el aroma inconfundible del recuerdo de tu alma.

Un beso grande.

Paseo por las nubes dijo...

Besos, Angélica. Sí un aroma inconfundible que me arrastra al recuerdo.
Gracias, guapa.

MTeresa dijo...

Un precioso poema
que declara tu amor
por tu ciudad
y tu arte poético

De cenizas dijo...

¡Muy buen poema! Córdoba lo merece.


besos

Raul Rentero dijo...

YO echo de menos Córdoba en cualquier parte del año!
saludos
Raúl
www.maestrazgomagico.com

Paseo por las nubes dijo...

MTeresa, cierto lo que dices, amo mi tierra y su perfume.
Muchos besos y gracias por tus palabras.

Luis,como siempre, placer encontrarte por aquí.
Besos para llevar.

Raúl ¿eres cordobés?... Vaya sorpresa.
Un abrazo, paisano.