El dios de las pequeñas cosas

El dios de las pequeñas cosas

sábado, 31 de marzo de 2012

Tengo un amigo

A mi amiga Gertrudis que consiguió el milagro.

Tengo un amigo que me está enseñando a montar en bicicleta. Antes, yo lo había intentado por mi cuenta, pero como siempre terminaba en el suelo, lo dejé. Él dice que no debo tener miedo, que las caídas forman parte del aprendizaje y que lo importante es no correr, mantener el equilibrio y no perder de vista el frente. Ayer, lo pasamos de fábula, porque como soy tan loca, intenté una maniobra por mi cuenta y casi me estampo contra el muro. Entonces, mi amigo, me agarró del sillín y corrió conmigo: "Eso es..., eso es...", decía, y yo sentí que me elevaba en el aire. Cuando se fue, estuve practicando un rato y me parecía que él estaba allí, a mi lado, alentándome y recordándome que puedo conseguir todo aquello que me proponga.
Qué curioso, a veces, los amigos son como los ángeles, pero mi amigo más.

Mercedes Alfaya.


2 comentarios:

Neogeminis dijo...

Que disfrutes de tus paseos sobre dos ruedas!

Campanilla dijo...

Tu amigo es grande, te enseña, te acompaña y te ama. Además montar en bici es libertad... Me gusta. Salúdale de mi parte. Besos alados.