El dios de las pequeñas cosas

El dios de las pequeñas cosas

miércoles, 12 de octubre de 2011

Un poquito de orden

Ya tenemos algunas indicaciones sobre los ejercicios de "inicio". Pincha aquí.



Seguro que conoces la Ley de Murphy. Pues bien. Ahora que hemos comenzado estas indicaciones sobre la escritura, mi blog no para de darme problemas con las entradas. Aparecen palabras que te llevan a unos anuncios que yo no autoricé, los colores se desmadran y, a veces, me resulta imposible añadir contenido (Rochitas, quedan pendientes tus comienzos). En fin, que a las contrariedades ni caso. Nada de esto nos va a impedir seguir con las clases. Ya lo solucionaremos como sea.
Nos vamos a centrar, otra vez, en esos llamados verbos “baúl” que no podemos perder de vista. Volvamos a ellos.
Para que la sustitución de estos verbos tampoco nos obsesione, os dejo la primera página de una de las mejores novelas de García Márquez “El amor en los tiempos del cólera” donde los podemos encontrar sin más, para que nos quede claro que, aquí, lo que tratamos es de tomar conciencia sobre ellos y el uso que queremos darles en cada momento.

“Era inevitable: el olor de las almendras amargas le recordaba siempre el destino de los amores contrariados. El doctor Juvenal Urbino lo percibió desde que entró en la casa todavía en penumbras, adonde había acudido de urgencia a ocuparse de un caso que para él había dejado de ser urgente desde hacía muchos años. El refugiado antillano Jeremiah de Saint-Amour, inválido de guerra, fotógrafo de niños y su adversario de ajedrez más compasivo, se había puesto a salvo de los tormentos de la memoria con un
sahumerio de cianuro de oro.
Encontró el cadáver cubierto con una manta en el catre de campaña donde había dormido siempre, cerca de un taburete con la cubeta que había servido para vaporizar el veneno. En el suelo, amarrado de la pata del catre, estaba el cuerpo tendido de un gran danés negro de pecho nevado, y junto a él estaban las muletas. El cuarto sofocante y abigarrado que hacía al mismo tiempo de alcoba y laboratorio, empezaba a iluminarse apenas con el resplandor del amanecer en la ventana abierta, pero era luz bastante para reconocer de inmediato la autoridad de la muerte. Las otras ventanas, así como cualquier resquicio de la habitación, estaban amordazadas con trapos o selladas con cartones negros, y eso aumentaba su densidad opresiva. Había un mesón atiborrado de frascos y pomos sin rótulos, y dos cubetas de peltre descascarado bajo un foco ordinario cubierto de papel rojo. La tercera cubeta, la del líquido fijador, era la que estaba junto al cadáver.
Había revistas y periódicos viejos por todas partes, pilas de negativos en placas de vidrio, muebles rotos, pero todo estaba preservado del polvo por una mano diligente. Aunque el aire de la ventana había purificado el ámbito, aún quedaba para quien supiera identificarlo el rescoldo tibio de los amores sin ventura de las almendras amargas. El doctor Juvenal Urbino había pensado más de una vez, sin ánimo premonitorio, que aquel no era un lugar propicio para morir en gracia de Dios. Pero con el tiempo terminó por suponer que su desorden obedecía tal vez a una determinación cifrada de la Divina Providencia”.
(“El amor en los tiempos del cólera” de García Márquez).

Pasemos al ejercicio de hoy:
Aquí os dejo un texto donde ya los hemos suprimido del tirón. Lo que tienes que hacer ahora es colocar los verbos correspondientes en los espacios en blanco.
Un consejillo a tener en cuenta: no se trata de añadir el verbo más original, ni el más rebuscado, ni el que nos parezca más raro. Lo que necesitamos es encontrar aquel otro que de forma natural y sencilla exprese mejor la acción. Si tus verbos coinciden con los de algún compañero o alguna compañera, indicará que la mayoría ha visto ese verbo como el candidato perfecto para esa oración concreta.
Con el permiso de Lázaro Carreter y Evaristo Calderón, vamos a tomar parte de uno de sus discursos al que le hemos sustraído algunos verbos, con la intención de que nos sirva de ejercicio de clase.
Completa los espacios con el verbo que a ti te parezca que nos facilita mejor la comprensión del texto.

"Así como el estudio de la Música sólo puede ---------- oyendo obras musicales, el de la literatura sólo puede ---------- leyendo obras literarias. Suele ser creencia general que para "saber literatura" basta ---------la historia literaria, Esto ---- tan erróneo como ----------que se entiende de Pintura ------- dónde y cuándo nacieron los grandes pintores, y conociendo los títulos de sus cuadros, pero no los cuadros mismos. Al conocimiento de la literatura se puede-----: a) En extensión, mediante la lectura de obras completas o antologías amplias. b) En profundidad, mediante el comentario o explicación de textos."
(Fernando Lázaro Carreter y Evaristo Correa Calderón. Cómo se comenta un texto literario).

12 comentarios:

Ardilla Roja dijo...

Hoy voy escasa de tiempo, así que ahí va mi ejercicio.

"Así como el estudio de la Música sólo puede -culminar- oyendo obras musicales, el de la literatura sólo puede -completarse- leyendo obras literarias. Suele ser creencia general que para "saber literatura" basta -aprender-la historia literaria, Esto -resulta- tan erróneo como -asegurar- que se entiende de Pintura -empollando- dónde y cuándo nacieron los grandes pintores, y conociendo los títulos de sus cuadros, pero no los cuadros mismos. Al conocimiento de la literatura se puede ir: a) En extensión, mediante la lectura de obras completas o antologías amplias. b) En profundidad, mediante el comentario o explicación de textos."

Paseo por las nubes y por el alambre dijo...

Gracias, Ardi. Muy trabajadora te has despertado hoy. Eso está muy bien.
Ya comentaremos tu ejercicio.
Feliz día.

Rochitas dijo...

Aquí va:

"Así como el estudio de la Música sólo puede ALCANZARSE oyendo obras musicales, el de la literatura sólo puede LOGRARSE leyendo obras literarias. Suele ser creencia general que para "saber literatura" basta CONOCER la historia literaria, Esto SE TORNA tan erróneo como CONVENCERNOS que se entiende de Pintura INDAGANDO dónde y cuándo nacieron los grandes pintores, y conociendo los títulos de sus cuadros, pero no los cuadros mismos. Al conocimiento de la literatura se puede AGREGAR : a) En extensión, mediante la lectura de obras completas o antologías amplias. b) En profundidad, mediante el comentario o explicación de textos."

Muy bueno el texto de García Marquez; no lo recordaba. Desde el film las imagenes que tenía en mi cabeza por la obra se superponen con éstas...
Gracias por tu empeño y constancia.

Neogeminis dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Neogeminis dijo...

Bueno, ahí va mi ejercicio:

"Así como el estudio de la Música sólo puede REALIZARSE oyendo obras musicales, el de la literatura sólo puede PLANTEARSE leyendo obras literarias. Suele ser creencia general que para "saber literatura" basta CONOCER la historia literaria, Esto resulta tan erróneo como SUPONER que se entiende de Pintura SABIENDO dónde y cuándo nacieron los grandes pintores, y conociendo los títulos de sus cuadros, pero no los cuadros mismos. Al conocimiento de la literatura se puede ARRIBAR: a) En extensión, mediante la lectura de obras completas o antologías amplias. b) En profundidad, mediante el comentario o explicación de textos."

Te dejo un abrazo mientras espero atenta las próximas lecciones

Paseo por las nubes y por el alambre dijo...

Rochitas, gracias.
Te digo igual que a Ardilla, miraremos bien el ejercicio, pero me da que lo habéis resuelto muy bien.
Feliz día.

Neo, lo mismo te digo. Este ejercicio ha quedado muy bien resuelto, sin duda.
Feliz día.

Spaghetti dijo...

He salido a dar una vuelta sin moverme de casa, y me he cruzado contigo, claro que no nos hemos reconocido, pero he seguido tus paseos fantásticos, tus citas profundas, tus imágenes sugerentes y todo lo que he visto me encanta. Gracias por compartirlo.
bsosss.

Paseo por las nubes y por el alambre dijo...

Spaghetti, muchas gracias por tus palabras. A mí también me ha gustado mucho tu blog. Ese relato sobre la mujer que te invitó a su apartamento con magníficas vistas y algunos trucos en los espejos, me ha parecido genial. Me introduje de lleno en el relato y cuando terminó, quería saber más...

maria jose moreno dijo...

El trabajo me ha impedido llegar al comienzo de las clases pero espero ponerme al dia en el proximo fin de semana. Eres toda una maestra.
Besitos

Paseo por las nubes y por el alambre dijo...

María José, no te preocupes, te esperamos, faltaría más...
Vamos a repasar estas primeras cosillas más veces, hasta que las tengamos claras. Tranquila, te dará tiempo. Ya sabemos que todos tenemos muchas cosillas que hacer al día y que a esta clase se asiste cuando se puede o cuando se quiere.
Un abrazo, cordobesa.

Matices dijo...

Llego tarde...

"Así como el estudio de la Música sólo puede adquirirse oyendo obras musicales, el de la literatura sólo puede completarse leyendo obras literarias. Suele ser creencia general que para "saber literatura" basta estudiar la historia literaria, Esto es tan erróneo como reconocer que se entiende de Pintura aprediendiendo dónde y cuándo nacieron los grandes pintores, y conociendo los títulos de sus cuadros, pero no los cuadros mismos. Al conocimiento de la literatura se puede llegar: a) En extensión, mediante la lectura de obras completas o antologías amplias. b) En profundidad, mediante el comentario o explicación de textos."

Mercedes dijo...

Matices, ya lo pasé al tablón de clase, aunque no sé por qué sale con franja blanca. Bueno, el caso es que ya está ahí.
Muuuchas graciasssss.