El dios de las pequeñas cosas

El dios de las pequeñas cosas

miércoles, 2 de marzo de 2011

Una historia que contar...


A poco que nos detengamos a charlar con alguien, enseguida nos descubre una historia oculta; un nudo que desestabilizó su vida o un acontecimiento presente que anula su plenitud.

¿Cuál es tu historia?... Si nos quieres contar eso que el destino te deparaba sin tú saberlo, me puedes enviar tu escrito al correo. Los iremos publicando en este blog. Indica, por favor, si quieres que la historia aparezca firmada con tu nombre, con el nombre de tu blog, con un seudónimo o de forma anónima.
Te sorprenderá saber que todos tenemos algún nudo oculto en nuestra vida, y que, igual no se deshace por contarlo, pero se puede intentar.

Tómate el tiempo que necesites para escribirla y dale la extensión que te parezca (añadiremos una parte del escrito y el enlace donde acceder al texto completo). Recuerda: todas las historias son importantes, en la medida en que a nosotros así nos parecen.
Aquí te dejo mi correo. Hale, a escribir...
mercemartin2000@yahoo.es

7 comentarios:

De cenizas dijo...

Un hecho desestabilizó mi paz y me lanzó a la vorágine en la que vivo: NACÍ.


besos

Paseo por las nubes y por el alambre dijo...

Muy bueno lo que has escrito, Luis, pero no vale salirse por la tangente..., je, je.

He puesto este post, porque llevo tres días topándome con gente que me cuenta cada cosa relacionada con su vida, que una piensa: hay que ver las circunstancias que rodean a ciertas personas y el coraje que hay que tener para seguir viviendo después de todo. Y se me ha ocurrido que igual habrá muchas otras personas con historias por contar y que, igual, les vendría bien hacerlas palabras (aunque sea de forma anónima). Por eso me he brindado para publicarlas yo en mi blog, a ver si compartiéndolas se minimizan.
También tengo pensado invitar a algún profesional para que aporte su granito de arena comentando cada historia.
Creo que puede resultar interesante.

Un abrazo y gracias por tu comentario; eres muy bueno convirtiendo la vida y los pensamientos en poemas; no hay más que echar un vistazo a tu blog.

tag dijo...

Querida Mercedes,

Hace tiempo que no puedo leer lo que escribes.
No sé porqué, pero solo veo la foto o el video que pones, pero el texto no me sale, y solo me pasa con tu blog, ?????? ¿porque será?
Me ocurre desde que cambiaste la foto cabecera.

No lo entiendo.
¿Le ocurre a alguien mas?

Besitos

Paseo por las nubes y por el alambre dijo...

Hola, Tere:
A veces, me ha ocurrido que desde otro ordenador que no era el mío no he podido ver mis propios textos en el blog (como tú dices), y eso me ocurre cuando estoy en un ordenador con programa window 2000.
Ten en cuenta que window ya va por la versión 2007, e incluso ya funciona la versión 2010.Mira a ver qué versión tienes y si puedes cambiarla. Ya no sólo para ver mis escritos (que te lo agradezco) sino porque habrá muchas páginas que no admitan ese navegador.

Besillos, Tere.

Marina dijo...

Hola Mercedes, al igual que el buen vino tiene su historia, cada uno tienes mil historias que contar. Es una idea genial e interesante la tuya Mercedes.Espero poder participar, ya sabes que me encanta escribir. Saludos

San dijo...

Una buena idea, cuando se verbaliza todo parece que se diluye un poco, igual esta oportunidad que brindas ayuda a salir del escondite a más de uno-a, en realidad la vida. los sentimientos son muy parecidos todos entre sí, aunque parezca que los que uno vive están fuera de lo comun.
Espero que el proyecto florezca,
Un beso.

Paseo por las nubes y por el alambre dijo...

Marina, espero tu historia para publicarla. Yo también pienso que la idea puede resultar interesante. De lo contrario, tampoco habrá inconveniente en aparcarla y buscar otra cosa que nos mantenga comunicados en este medio.

Muchos besos (Aroa ya ha montado el bolsito que le regalaste y está encantada con él; mil gracias por el detalle).


San, en efecto, has captado bien la idea. Se trata de comprobar que, en mayor o menor medida, nuestras vidas están plagadas de altibajos comunes y sentimientos compartidos.
Si te animas, aquí te espero.
Muchos besos.