El dios de las pequeñas cosas

El dios de las pequeñas cosas

sábado, 11 de diciembre de 2010

Parte del discurso de Vargas Llosa (estuvimos allí, nos describió muy bien)


Sentir que tu vida se parece mucho a la de un escritor que acaba de alcanzar la gloria anima a seguir y comprender que, en este mundillo, hay plumas de todos los colores, pero el camino y la batalla se asientan sobre lugares comunes.
Preciosa esta parte del discurso del Premio Nobel, que se añade más abajo. Creo que nos la ha regalado a nosotros, pero no podía decirlo allí.
Gracias maestro.

* * *

© FUNDACIÓN NOBEL 2010
Yo tenía once años y, desde entonces, todo cambió. Perdí la inocencia y descubrí la soledad, la autoridad, la vida adulta y el miedo. Mi salvación fue leer, leer los buenos libros, refugiarme en esos mundos donde vivir era exaltante, intenso, una aventura tras otra., donde podía sentirme libre y volver a ser feliz. Y fue escribir, a escondidas, como quien se entrega a un vicio inconfesable, a una pasión prohibida. La literatura dejó de ser un juego. Se volvió una manera de resistir la adversidad, de protestar, de rebelarme, de escapar a lo intolerable, mi razón de vivir. Desde entonces y hasta ahora, en todas las circunstancias en que me he sentido abatido o golpeado, a orillas de la desesperación, entregarme en cuerpo y alma a mi trabajo de fabulador ha sido la luz que señala la salida del túnel, la tabla de salvación que lleva al náufrago a la playa. Aunque me cuesta mucho trabajo y me hace sudar la gota gorda, y, como odo escritor, siento a veces la amenaza de la parálisis, de la sequía de la imaginación, nada me ha hecho gozar en la vida tanto como pasarme los meses y los años construyendo una historia, desde su incierto despuntar, esa imagen que la memoria almacenó de alguna experiencia vivida, que se volvió un desasosiego, un entusiasmo, un fantaseo que germinó luego en un proyecto y en la decisión de intentar convertir esa niebla agitada de fantasmas en una historia. “Escribir es una manera de vivir”, dijo Flaubert. Sí, muy cierto, una manera de vivir con ilusión y alegría y un fuego chisporroteante en la cabeza, peleando con las palabras díscolas hasta amaestrarlas, explorando el ancho mundo como un cazador en pos de presas codiciables para alimentar la ficción en ciernes y aplacar ese apetito voraz de toda historia que al crecer quisiera tragarse todas las historias. Llegar a sentir el vértigo al que nos conduce una novela en gestación, cuando toma forma y parece empezar a vivir por cuenta propia, con personajes que se mueven, actúan, piensan, sienten y exigen respeto y consideración, a los que ya no es posible imponer arbitrariamente una conducta, ni privarlos de su libre albedrío sin matarlos, sin que la historia pierda poder de persuasión, es una experiencia que me sigue hechizando como la primera vez, tan plena y vertiginosa como hacer el amor con la mujer amada días, semanas y meses, sin cesar.
* * *
¿Quieres creer que estoy llorando...?

13 comentarios:

maria jose moreno dijo...

Yo lo tengo aún por leer completo, pero de este finde no pasa. este trozo que nos has puesto, es genial. Gracias por traernos cosas tan bellas.
Besos

Natàlia Tàrraco dijo...

Y a mi, casi...me emocionó esa parte, habla de escribir, lo que significa, me llegó muy adentro.

Más adelante dijo otras cosas que no me gustaron tanto, Vargas Llosa me enamora escribiendo, hablando del oficio o de vivencias personales, cuando se mete a político, a veces, me chirría, es una opinión.
Besitos.

Paseo por las nubes y por el alambre dijo...

Hola, cordobesa. Yo no lo voy a leer todo, entre otras cosas porque hay mucha gravilla suelta en los discursos que ni sé por dónde va ni me interesa, pero tratándose de mi Mario, igual hago un esfuerzo. De todas formas, me han dicho que estuvo genial.
Besos con alfombra.

Nátali, ya te digo que esa parte nos la dedicó a nosotros, los noveles escritores que todavía andamos a cuatro patas y con pañal, pero claro, en un acto como ese no se va a poner el hombre a decir: esto va para Nátali, María José, Mar,la otra Mar, Ardilla, Mercedes, Neo,Carmen, Annick, De cenizas, Susi, Alfredo, Cas, Gustavo, la otra Mercedes... (que conste que llevaba todos nuestros nombres en el bolsillo, pero no había más tiempo). Je, je.
besos de lujo.

Natàlia Tàrraco dijo...

Pues eso entendí, lo mismo, jajaja, no digo nada de citarnos una por una o a cada uno, jejeje !qué locura! Desde luego nos menciona a través de su emotivo discurso, eso digo, eso sentí.

Lo otro, forma parte de su extensísimo dircurso que no va de escribir, lo leí, va sobre política ¿entiendes?
Besos cariñosos.

Paseo por las nubes y por el alambre dijo...

Sí, Nátali, algo de política sí que sé, lo justo para manejarme entre el óxido carcomido de los palacetes fantasmas y las casitas de chocolate sin azúcar.
(tonterías de las mías).

Natàlia Tàrraco dijo...

Pos eso, amiga, besito.

Mar dijo...

¿Cómo no vas a llorar con esas palabras Y con esa música de fondo añadida? Lo mínimo es emocionarse.
¿Esa otra Mar soy yo? Gracias entonces, muchas gracias. Lejísimo estoy de la persona a la que alude Vargas Llosa; no me considero buena lectora (leo poco y lentamente) ni dedico tanto tiempo a la escritura. Me desanimo en seguida ante cualquier sequía de imaginación y abandono. A veces me parece que ya lo he dicho todo. Que lo mejor que tenía que escribir ya lo escribí. He sentido el vértigo de esa novela en construcción y la dejé de lado por parecerme una tremenda odisea, et etc
Bueno, que parece que te esté usando de psicóloga particular. Perdona. En fin, que muchas gracias. Si no soy yo, de todas formas, gracias por pensar en los jueveros.
Un abrazo. ¡Al final si que me he puesto sentimental!

Annick dijo...

Me pasa con Vargas Llosa que su lado politico me desagrada y hace eclipsar el escritor .
Puede que sea prejuicio , pero lo leo sin emoción , no acabo de creerlo .
De toda forma , ojala se nos pegara algo de como escribe .

Besos desde Málaga.

Natàlia Tàrraco dijo...

Annick, ya somos dos...
glorioso y próximo al escribir y al decir lo que para él significa, me llegó muy adentro, en otros temas...me quedo con el escritor que se explica como tal, punto.

Paseo por las nubes y por el alambre dijo...

Mar,

Pues yo creo que tienes que ser tú esa Mar, la que nuestro Nobel llevaba anotado en el bolsillo. Decía: Mar, la charnega, la asturiana, la que tiene tres hijos en plena ebullición adolescente, la que habla español,inglés, catalán y algo de francés,la que se emociona con las pequeñas cosas y la que tiene un claro objetivo en la vida: ser feliz y que lo sean aquellos a quienes ama. ¿Eres tú?...
Besos, corazón. Me gusta la psicología tanto como a ti.

Annick

Vecina, te doy la razón. A mí sólo me interesa una parte de Vargas Llosa, la divina, y esa es una gozada.
Besos, guapa.

Nátali

Te voy a invitar a un café con churros,por los ratitos que echas en mi blog, eres un cielete.
Besos con tacita de plata

De cenizas dijo...

Escribir.. es vivir una vida... paralela, divergente o secante... pero, vivir. Hacer el amor con las palabras...sí, lo entiendo.


besos

Natàlia Tàrraco dijo...

!!Buenoooos los churritos en domingo!! bella la tacita de plata, gracias, es un placer pasear por nubes y alambres, te invito a mi blog para que le des vistazo de tanto en cuando, si gustas, claro, añado tapita de jabugo JJJJ. Besitoooos.

alfredo dijo...

Escribir... Soñar... porque de eso se trata.
Soñar a emular al escritor, intentar emocionar con textos que salen a mitad camino de la cabeza y el corazón, contar historias que despierten la curiosidad, todo eso y más...

Y cada día nos enamoramos un poco más, de esa inquietud que nos hace hace temblar cuando estrenamos un nuevo cuento.

Somos afortunados.

Besos