El dios de las pequeñas cosas

El dios de las pequeñas cosas

miércoles, 29 de diciembre de 2010

En busca del árbol perdido


He terminado de afilar el hacha.

Bajo el brazo, como un tesoro, llevo algunas herramientas que me proporcionarán seguridad. Los árboles, enigmáticos y mudos, se alinean como gigantes custodiando la senda. ¿Tengo miedo? Si. Pero a raya. Domesticado. A mis órdenes.

Mi equipaje: un libro de técnicas de escritura creativa, algunos consejos de los maestros, frases, decálogos…, y un puñado de expresiones mágicas que fui recopilando a lo largo de los años, extraídas de los mejores libros.
¿Mis amigos?... “El amor en los tiempos del cólera”: una suerte de riqueza léxica y una joya literaria. “Industrias y andanzas de Alfanhuí": un libro que me regalaron, para que no se me olvide la belleza de las palabras y la magia de recrear la infancia.

También me llevo (cómo no) “El camino” de Delibes; los cuentos de Chéjov; a Flaubert, Poe, Cortázar y Vargas Llosa (Papá Noel me dejó su último libro: “El sueño del celta”); y a María Dueñas (un descubrimiento) con su “Tiempo entre costuras”: por la lenta, rica y envolvente profesionalidad con la que va hilando escenas. No encontré, sin embargo “Consejos para un joven novelista”, de Vargas Llosa, una voz que hubiera colmado y completado mi equipaje.

En fin, a la espera, todo listo. En busca del árbol perdido. Se oyen búhos y crujen ramas; estoy segura de que el camino empieza aquí.
“Lo que ocurrió bajo la lluvia, sólo bajo la lluvia puede ser contado y recordado”.

Hasta pronto.
Feliz entrada de año.

7 comentarios:

De cenizas dijo...

Veo que inicias un viaje hacia adentro. Cunado vuelvas, comparte.


besos

Paseo por las nubes y por el alambre dijo...

Bueno, Luis, en parte llevas razón, en eso del viaje hacia adentro. Mi mundo es la escritura y como dicen que "eres lo que escribes" pues, primero intento ser.
Seguiré compartiendo, no te preocupes, es algo innato en mí (aunque a veces me equivoque).

Muchos besos y Feliz Año.

Marina dijo...

Pasear por el bosque es algo que me fascina y veo que a ti también.Presta atención a todo, los sonidos se hacen silencio y el silencio es el murmullo de ti misma.Gracias por compartir. Saludos wapa y que pases feliz noche vieja.

Paseo por las nubes y por el alambre dijo...

Besos, Marina. Escucharé el silencio y me acordaré de ti.
Feliz entrada de año

Manuel de Mágina dijo...

Que la fuerza (esa que muestras últimamente)te acompañe. Feliz entrada en el nuevo año y un abrazo muy grande.

Mercedes Ridocci dijo...

Buen equipaje amiga mia para ese viaje hacia tus letras.

Un abrazo y feliz 2011

Ardilla Roja dijo...

El mejor equipaje es el que se lleva sin esfuerzo, el disfrute del paisaje es mayor ;)

Feliz Año y mucha salud, Mercedes.

Un abrazo