El dios de las pequeñas cosas

El dios de las pequeñas cosas

lunes, 22 de noviembre de 2010

Dos por uno


Cuando entro en el supermercado y busco en las estanterías, me abruman los carteles llamativos: “Dos por uno” “¡Oferta!” “Promoción...”. Como siempre voy con prisas, elijo sin pensar, y confío en llevarme a casa lo mejor.
Hoy, decidí tomarme unos minutos: recorrer los pasillos despacio, analizar lo que necesito, comparar precios... Y fue cuando descubrí el secreto: “Los mejores productos se encuentran en las baldas inferiores; ésas que nos obligan a doblar el lomo y bajar la cabeza”.


2 comentarios:

CAS dijo...

Habrá que agachar la cabeza entonces y mirar bien... no es bueno llevarse un chasco, sobre todo cuando uno tiene poco en el bolsillo, jajaj

besotes (cuando seguimos las clases???)

Paseo por las nubes dijo...

Hola, guapa. Estaba recopilando cosillas para seguir las clases más adelante, pero, en tu honor, las retomaremos enseguida.
Gracias por el aviso y mil besos.