El dios de las pequeñas cosas

El dios de las pequeñas cosas

martes, 12 de octubre de 2010

Cagada de mosca y filosofía

Como ya estoy en segundo de psicología, aprovecho las mañanas para estudiar. Parece que hoy mi vecino se ha levantado con ganas de música; no me molesta, melodías suaves.
Estoy con uno de los filósofos empíricos más radicales: Berkeley. Bueno, no es que esté con él físicamente, lo que hago es estudiar y comprender su filosofía, su forma particular de entender el mundo, el conocimiento y la percepción humana. Jo, cómo me explico…

De los olores y sonidos que irrumpen del exterior, deduzco que existen otras personas ahí afuera. Digo “deduzco” porque a veces no las veo, pero como afirma Berkely: “El árbol sigue existiendo cuando aparentemente nadie lo percibe, simplemente porque Dios lo observa constantemente”.
Bonito; sin duda. Es bonito saber que existes porque Dios o "alguien" te observa. Sí, muy bonito; y romántico. Nunca me había parado a pensarlo.
Y esto me lleva a otra reflexión: ¿cómo sabría yo que soy yo si no te percibiera a ti como un tú distinto a mí?. Ay, ya me enredé en mi ´batiburrillo´ filosófico (ni caso).
Volvamos con mi vecino. Ahora, el que canta es él: ópera (eso sí que me distrae). Pero bueno, concluyo que mi vecino está contento. Y si está contento es porque el entramado de sus redes neuronales se ha purificado. Sí, ha eliminando lo que hace unos días le produjo desazón. ¿Qué cómo sé de su tristeza? Fácil, ni conectaba música ni cantaba ópera.
Con relación a esto de sacar conclusiones del estado de ánimo de mi vecino a partir de pequeñas ´cagadas de mosca´, como las que cito en negrita al final del párrafo anterior, veamos lo que dice Berkeley al respecto:

“El conocimiento del mundo empírico puede purificarse y perfeccionarse eliminando todo el pensamiento y quedándose sólo con las percepciones puras”.

Concluyo que, según Berkeley, mi vecino lo que ha hecho es dejar de pensar, por eso está contento. Qué curioso... ¿Y eso es posible? Digo que si es posible lo de dejar de pensar, no lo de estar contento. Uy, me he vuelto a enredar... Ahora vengo.

A ver, a ver… Aquí está el metafísico:
“1.- La forma ideal del conocimiento científico se obtiene persiguiendo las percepciones puras, sin intervención del intelecto.
2.- Si los individuos actuaran de esta forma, seríamos capaces de conocer los secretos más profundos del mundo natural y del mundo humano.
3.- La meta de la ciencia, por tanto, es desintelectualizar las percepciones humanas, purificándolas.
4.-El mundo material son las percepciones que Dios nos hace tener”.

Creo que ahora lo entiendo, ´Berky´: ni existe mi vecino ni el mundo que me rodea. Bueno, sí que existen, pero sólo si yo los percibo. O sea, portaos bien si queréis existir en mí, porque si dejo de percibiros desapareceréis. Joder, qué poderosa es la mente… Y digo yo ¿no sería mejor que me diera una duchita y saliera a tomar el aire? Al cine, por ejemplo. Creo que me estoy rayando… Igual nada de esto me necesita para existir. Qué putada ¿no?
Si es que, al final, todos los filósofos llegamos a la misma conclusión: “Los humanos somos una ínfima y prepotente cagada de mosca en el Universo".

¿Dije “llegamos”? Ratifico lo de prepotente.


12 comentarios:

maria jose moreno dijo...

Me ha encantado Merce, tu forma de acercarte a ese arduo tema. Buenisimo.
Sigue asi, triunfarás...Un besito

mar dijo...

¡Uf!, que es muy de mañana para estas cosas, si casi no hay luz y mi café apenas me ha hecho efecto.

¡Ah!, eso debe ser que no existo porque como ahora nadie me ve.

Vamos, que no lo tengo nada claro, es que a estas horas no me da para mucho el intelecto.

Un beso de Mar.

¡Eh!, ¡que ya existo!, mi vecina de enfrente me ha visto mientras sacudía las alfombras. ¡YUJUUUU!

Paseo por las nubes dijo...

Hola, María José:
Gracias por pasar por aquí. En efecto, de eso se trata, a ver si consigo convertir lo arduo en sencillo y de esa forma consigo digerirlo; por truquillos que no quede..., je, je.
besos empíricos.

Mar, guapa, qué gracia tienes..., je, je. Ahora que sabes que existes, no pierdas de vista a tu vecina, no sea que se desintegre por tu culpa (broma).

besos existenciales.

Ave Mundi Luminar dijo...

Buenísimo ... buenísimo y buenísimo...

Como bien sabes soy un filósofo de tasca, es decir, de los que leen las frases esas de los sobrecitos de azucar y te montan una 'teoría del todo' que por supuesto al día siguiente, con la nueva frase, cambiará radicalmente (o no)... así que como no podía ser de otra forma, el descubrimiento que me haces del amigo 'berky' me va a resultar de los más práctico para mi próxima disertación al pie de la barra de la tasca en la que me suelo acomodar :)

El hecho de la percepción y la existencia desde siempre me ha interesado hasta rozar la obsesión en una época determinada de mi pobre existencia, y ... curiosamente, la conclusión a la que llega 'berky' podría dar respueta a unos de los mayores enigmas a los que se enfrentan hoy los cienfíticos en relación a la física cuantica, a saber, según ellos la 'realidad' no es ni más ni menos que el 'colapso' de una función de probabilidad, o lo que es lo mismo, mientras nadie observa cualquier estado de la materia es posible en mayor o menos grado de probabilidad. Según la física cuantica, lo que sucede cuando 'observamos' es que 'seleccionamos' una de todas las posibilidades, concretando lo que era tan solo una función de probabilidad, en un dato medible, por lo tanto el gran misterio reside en el 'observador', que por lo que parece 'berky' resuelve de forma magistral (aunque poco científica), asignando el sufrido papel de observador permanente a Dios, el cual haciendo una pirueta ecléctica, vendría a ser 'el que da sentido o forma' a la realidad observada... no está mal.. no está nada mal... jejeje.. esto me da para varios días de comida de cabeza .. mola :)

Como siempmre, mil gracias por el empujón/inspiración que supone leerte.

(Feliz gili-semana, por aquello de que es una semana venida a menos con esto del 'puente').

Paseo por las nubes dijo...

Jope, Ave, qué buena disertación cuántica podríamos construir en una mesa del bar de la esquina con un par de cafeses, mientras el mundo existe y desaparece según nos convenga, je, je.
Yo es que, al amigo ´Berky´ hace tiempo que le sigo la pista, pero no se deja (pelín complicadillo), pero creo que ahora le he tomado el pulso y comprendo (más o menos) lo que intenta comunicar.
Según entiendo, para él lo único que existe es la persona que percibe y,según lo que perciba eso va existiendo para él. Elemental, si nunca he visto California no debería afirmar que existe sólo porque esté en los mapas o porque otros dicen que existe. Pero esto, si se comprende, es muy bueno para las personas ya que vamos por el mundo con ideas preconcebidas que no nos dejan percibir las transformaciones ni los avances.
Siempre he pensado que si nunca he experimentado el miedo, el miedo no existe. Y es cierto, porque ya me lo pueden explicar de mil formas que para mí no existe. Algo semejante ocurre con el fracaso y otros sustantivos abstractos. Ahora bien ¿y los objetos físicos? Pues el amigo filósofo dice que damos por hecho muchas cosas que no podemos probar. Por ejemplo, si yo ahora me voy a comprar el pan, doy por sentado que este ordenador en el que escribo sigue existiendo, pero no podría probar que cuando yo no estoy esto es así. Podría preguntarle a mi hijo desde el móvil: oye, mira a ver si el ordenador está en su sitio. Pero lo único que concluiría es que para él existe el ordenador en ese momento porque lo está percibiendo. No, no. No es una locura lo que digo (bueno, lo que dice el metafísico), porque esto vendría a concluir que la realidad hay que construirla todos los día, algo que nos limpiaría de muchos lastres que arrastramos y nos haría mirar el mundo con ojos nuevos.
Me gustan estos temas que, por desgracia, no puedes compartir mucho sin que te tachen de rayada, je, je.
Mejor estar rayada que plana (eso dicen los encefalogramas ¿no?).
besillos trascendentales.
Y que sepas que tú puedes no existir porque no te veo, pero tus letras son una gozada.
gracias

De cenizas dijo...

Cuidado... como sigas interiorizando todo lo que estudias... Tú darás trabajo a los psicólogos :)


besos

Paseo por las nubes dijo...

Tranquilo, De cenizas, je, je. Precisamente por eso escribo, para que se me ventile el interior.
Te doy la razón en lo de no interiorizar; esto que escribo forma parte de mi rutina y de una especie de "juego" para aprobar. Lo que ocurre es que me gusta hacer "nudos" con la filosofía, pero luego los desato o los dejo sobre la cama; sin más.
Yo también le digo a la gente que no se tomen la vida demasiado en serio, ni vean tanta tele, que luego dan mucha tarea a los psicólogos, je, je.
Coincidimos en pensamiento filosófico; me alegro.

Besos, Luis.

Ardilla Roja dijo...

Lo leí ayer y no dije nada porque sólo cabía agregar, amén.

Aunque me parece muy triste que la existencia propia se limite a lo que otros ven de uno, porque a veces no se llega ni a cagada de mosca.

Un abrazo

one,two,three dijo...

Hola, como estas ???
Permiteme presentarme soy Romina administradora de un directorio de blogs y webs, visité tu página y me parece un exito, me encantaría contar con tu site en mi sitio web y asi mis visitas puedan visitarlo tambien.
Si estas de acuerdo no dudes en escribirme
Exitos con tu página.
Un beso
rominadiazs@hotmail.com

Celia dijo...

Me encantas, Merce. Me encantas como me encantaría ver un hada. Y también como me encantaría, estrenar esta mantilla con peineta incluída, que tú y yo sabemos para que existe, y que como no la use pronto, se va a llenar de agujeros, con esto de la polución.
Me encanta la filosofía. Me gusta filisofar con vecino cantarín y sin vecino. Me gusta Berkeley, aunque lo único que conocía de él, es la maravillosa Universidad en San Francisco, que visité hace años y que dicho sea de paso... me entusiasmó, (perdona mi ignorancia psicológica).
¿Así es que si no piensas en algo, no existe? ¿Y si piensas mucho en algo, existe? Ufff. Esta noche no voy a dormir, porque tengo tarea.
Un beso, querida amiga Merce. Sabes de mi cariño especial por ti, y de mi gran admiración por todo lo que eres, y lo que dices (muy bien dicho).

Primavera dijo...

Prefiero filosofar pero no me importa nada lo que diga el resto de personas, cada cual tiene mucho que ser analizado.
Va bien soltar en forma de escritura el interior, alivia mucho.
Primavera

Ave Mundi Luminar dijo...

Jo, me extendería en el debate (me encanta y me encanta y me vuelve a encantar)... da muchísimo que si, la metafísica y su colisión epistemológica (¿a que parece que se lo que significa? jeje) con la realidad... bufff... Me pegaría horas hablando y teorizando y descubriendo y olvidando y volviendo a descubrir... como decía en mi post del otro día, para mi, es la pregunta lo que más vale... de hecho en el área de la inteligencia arficial uno ve claro este tipo de cosas... es fácil hacer que un ordenador memorice, pero es infinitamente que un software se 'questione' su entorno y su propia existencia (aunque todo se andará sin duda), quizá esa sea una de las cosas que continuará diferenciando lo 'vivo' de lo ... digamos.. 'no tan vivo'... :)

Vaya 'cafeses' nos íbamos a meter!!jejejje