El dios de las pequeñas cosas

El dios de las pequeñas cosas

martes, 3 de agosto de 2010

Romance de la noche

Palacio de Viana en Córdoba (detalle).
Qué bonita está la noche
preñada por los naranjos.
Qué blanca luna la viste,
qué coronados los astros.
Qué bonita está la noche
cuando se duerme en el patio;
y despierta la guitarra
y enamora los geranios
y los farolillos bañan
en la fuente sus encantos.
Qué bonita está la noche
con su jazmín plateado.
Qué galán no la quisiera
prendida siempre a su brazo.
Qué bonita está la noche,
entre rejas, suspirando.

(El sol se unió a la mañana porque nunca vio la noche).
Mercedes Martín (1982)


4 comentarios:

Ave Mundi Luminar dijo...

¿Qué tendrán las noches de verano?... gracias por compartirlo.

Mercedes Ridocci dijo...

Sencillamente PRECIOSO
Un abrazo guapa

Neogeminis dijo...

Ay...me encantó ese poema con aroma a azahares y colores de noche!
Besos!

Susana dijo...

Boquiabierta me has dejado con tu poema.

Muuuuy bonito.

Gracias.