El dios de las pequeñas cosas

El dios de las pequeñas cosas

lunes, 3 de mayo de 2010

Mi mundo en un correo... (sigo limpiando)


Se han llevado mi portátil; lo van a formatear. Me dijeron que le hacía falta una limpieza a fondo, y yo pensé: como a mí.

Un amigo de mi hijo, que es informático, se ha brindado a dejarme el cacharro a punto. Le dije que, antes, necesitaba guardar algunas cosas (o pasármelas al correo). Me contestó que vale, pero que tenía prisa. He salvado tu foto, mi novela, el currículum que me quedó tan mono, el relato que voy a mandar a concurso y un par de cuentos especiales. También me llevé un poema, la rosa de la escalera y la colección de frases. No hubo tiempo para más…

Qué curioso, hace un momento, todo lo que contenía mi ordenador me resultaba imprescindible… Ahora, ya no hay remedio…


13 comentarios:

Neogeminis dijo...

Solemos acumular pilas de cosas que creemos imperdibles, y después con el tiempo, son pocas las que conservan su valor. Otras, por el contrario,las consideramos para el descarte y al tiempo las extrañamos con desesperación!...somos así de locos! jejeje...en todo caso, siempre vienen bien una limpieza!

abrazos.

MAR SOLANA dijo...

Nena...las limpiezas son imprescindibles :)... por dentro y por fuera...

Espero que el amigo de tu hijo te deje tu maquinita niquelá :)

Besitos de bayetita y don Limpio ;)

NADA dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Ave Mundi Luminar dijo...

Es casí casi como una metáfora de la vida misma, el ordenador el cuerpo físico, nuestra persona el alma, y el formateo, el fin de lo que fue una de sus vidas... ¿No te parece?

Como bien dices, cuando llega el final todos los recuerdos se tornan importantes, todo parece imprescindible antes de dar el salto a la nueva vida... y sin embargo, transcurrido algún tiempo tras el formateo, nuevos archivos empiezan a poblar el disco duro, algunos son complemento o continuación de lo que realmente buscamos, otros (la mayoría), fruto de nuevas experiencias; y lo más importante es que uno toma consciencia de que lo que se perdió en aquel formateo tampoco era tan importante...

Dichoso aquel/aquella que es capaz de cerrar los ojos sabiendo que todo puede quedar atrás, y que lo vivido vivido está.... Nada como viajar ligero de equipaje...Los dos lo sabemos bien...

(Siiiiiiiii vaaaaaaaaaaaaaaaaaleeee se me ha ido un pelín la manita metafísica esta mañana :) )


Un abrazo liviano :)

Paseo por las nubes dijo...

Neo, imprescindible la limpieza, porque entre lo acumulado se nos pierden las perlas; esas que de verdad tienen valor.
Un abrazo loco, loco, je, je.

Mar, tú lo has dicho, por dentro y por fuera. Hacer sitio para lo nuevo y quedarnos con lo imprescindible.
Besillos ligeritos.

Ave... ¡Cómo te quiero!
Un abrazo metafísico, mientras terminamos de atravesar el desierto.

Ardilla Roja dijo...

Yo desde que me vi apurada con un virus letal, tengo siempre el kit de supervivencia en un pendrive, por si las moscas. Así, si se me cuela alguna basura del estilo ni me molesto en buscar donde se esconde, directamente formateo y arraso con todo. No siempre; pero la verdad es que no tengo mucha paciencia con los este tipo de "okupas"

Un beso de lentejas con canela. Desde que se la eché por error, cambié la receta.

MAR SOLANA dijo...

¿Cómo va esa limpieza chica guapa? :)

Espero que viento en popa...una niña tonta (sin coletas) me ha enumerado sus cromos repes; como no tengo ninguno "ultramegafasion" me he puesto a explotar burbujitas y a escuchar el corazón de los árboles :)

Un beso de hormiguitas con miguitas de magdalena...

¡Ardi! ¿¡¡lentejas con canela!!?

Susana dijo...

Limpieza de primavera le llamo yo a esto. Aunque viene bien en todas las estaciones. ¿A que te sientes más ligera?

Verás como el portátil también.

Un besito.

Susana dijo...

Un momento... lo de las lentejas con canela es broma, ¿no?

Paseo por las nubes dijo...

jajajajaj. Pues yo ya he comprado la canela para las lentejas. ¿No me digas que es broma? :(

Ardilla Roja dijo...

Que no, que va en serio. La primera vez fue un fallo, pero ahora si no la echo se nota.

Las hago siempre con una picada de comino, anís, dos clavos y una pizca de canela. Vamos, que mis hijos no dejan ni una en el plato. Esto de las especias en un mundo maravilloso.

Al arroz blanco también le echo canela en rama. Chica es que si no está de un triste!.

Ardilla Roja dijo...

Aclaración. A las lentejas en polvo.

La canela, digo

Carmen Andújar dijo...

Hola Mercedes ¿Cómo estás? Encantada de estar por aquí. La semana pasada no se como estaba que se me olvidó pasar por el sábado literario; aunque me di cuenta que la de siempre hizo acto de presencia,¡vaya por Dios!.
Lo de hacer una limpieza de vez en cuando, es verdad que hace falta. Yo también ultimamente estoy un poco dudosa con mi blog, no se que hacer supongo que no se pueden forzar las cosas. Estaba intentando acabar la segunda parte de mi novela, y hasta que no lo he hecho no he parado, `por esa parte estoy contenta, después ya vendrá lo que tenga que venir.
Un beso grande.