El dios de las pequeñas cosas

El dios de las pequeñas cosas

lunes, 19 de abril de 2010

Las hojas limpias...

He descubierto un método para limpiar tristezas. Antes, se me acumulaban los borrones y, algunas veces, ni veía. Es que yo tacho mucho, y luego pasa lo que pasa: que se me cargan los ojos y se me escurre el rimel. Con este mecanismo, suprimo de un plumazo lo que me duele, lo que me escuece, lo que no soporto, lo que me crispa el ánimo…; además es muy fácil de usar. Con un lápiz de punta fina, escribes en un papel todo aquello de lo que quieres desprenderte. Procura que no te tiemble el pulso; no hay vuelta atrás. Una vez que lo tengas, lo dejas reposar unos minutos, no sea que se te cuele un clavo que no es de nadie y, sin querer, mandes a un amigo a pintar farolas. Luego, sujetas el papel por una punta, como si fuera un pestilente calamar, te vas al baño, haces una bola y al water. Enseguida notarás que la espalda se endereza, que desaparecen las arrugas y que igual te apetece conectar música y bailar en el salón.
No dejes que las piedras te rompan los bolsillos, ni acumules tachones en tu cuaderno. Dispones de todas las hojas que necesites para que tu vida luzca impecable. Y si no, tiras el cuaderno entero y te compras otro...

Como decía mi madre: “Más se perdió en la guerra”.

9 comentarios:

Ardilla Roja dijo...

Hola Merce:

Cuando digo que en la mochila hay que llevar sólo el peso que puedes transportar, me llaman egoísta. Yo creo que lo contrario es de tontos y que es muy sano de vez en cuando limpiar el bolso, vaciar los bolsillos, ordenar el armario y desprenderse de lo inútil.

Un abrazo

maria jose moreno dijo...

Me encanta tu receta auyentamalaspersonasquequierenjodertelavida, pero ¿es igual de fácil hacerlo que escribirlo?
A mi me cuesta prescindir de las personas pero es una buena costumbre hacerlo con aquellas que te machacan o que lo intentan.
Besitos

Susana dijo...

Yo practico periódicamente esta terapia de la que hablas. La primera vez cuesta un poco pero después... ¡Buf! ¡Qué gusto!

Mil besos.

Neogeminis dijo...

Qué buena receta! habría que embotellarla y comercializarla!...jejejeje


abrazos!

MAR SOLANA dijo...

"La mitad de la vida es como estar en tierra de nadie; soledad a mansalva, transiciones con dolor y decepciones por kilos... A veces, es como cruzar un puente levadizo que se bambolea a cada paso, el vértigo te paraliza, pero ya no puedes volver atrás..."

Dicho esto, mi querida Merce, estoy con Ardi...

¡qué importante es que vayamos sacando de la mochila de la Vida todas las cosas inútiles y así poder viajar livianos!

Estoy en ello, muy dolorida, pero ahí estamos...

Sigo con mi idea de comprarme un cuaderno nuevo...porque con la pluma, de momento, estoy satisfecha ;=))

Un beso enorme de miles de vilanos soplados al viento.

Ave Mundi Luminar dijo...

Como me conoces joía (perdona que no te visitase antes pero en efecto soy desastrosamente despistado, o despistadamente desastroso como gustes)....

Y ahora me centro en el metodo de "purgado vital" que propones, y más que con el sistema, me quedo con la esencia, con la reflexión, brillante por otro lado, que me recuerda que no hay necesidad de emborronar, a mi no se me corre el rimel (pero más de una vez casi se me disuelven las mismísimas pestañas)...

Tienes toda la razón, hay que buscar un método, el que sea, porque nos merecemos una conciencia tranquila, y sobre todo porque nos ganamos todos los días, por el simple hecho de seguir adelante con la cabeza alta, el privilegio de poder apartar de nuestro lado lo que nos ATA y nos mATA...

Un abrazo enorrrrrrme.
(¿"ante tiés el microondas? que traigo tres bolsas de palomitas como tres soles ! ;-) )

Paseo por las nubes dijo...

Ehhhhhhhh, gente guapaaaaaaaaa. Que hoy no tengo mucho tiempo para pasear por las nubes, pero he dejado el microondas encendido para compartir esas palomitas que nos trae el amigo Ave. Huy, qué peligroooooo: demasiado arroz pa un pollo ¿no?... je, je.
Ave, no me digas que no estás a gustito, como todo somos mujeres, seguro que te cuidamos ¿Eh, chicasssssssss?
Besillos salerosos.

Carmen Andújar dijo...

Es una buena idea, creo que yo también lo haré. A veces una se llena de cosas que en realidad no quiere tener y al final pesan tanto que pueden contigoeso . Eso de tirar cosas a veces resulta tan dificil.
Un beso Merce

Paseo por las nubes dijo...

Ave, eres tan especial que a veces pienso que no existes. Sin embargo, hoy vuelvo mis ojos al cielo y le pido que vuelvas a revolotear por aquí. Y si puedes, me invitas a cenar, que tengo rimel nuevo.
Besos de nostalgia.