El dios de las pequeñas cosas

El dios de las pequeñas cosas

lunes, 22 de marzo de 2010

Paseo por las nubes...

Creo que estoy más alta. Al menos, a mí me lo parece. Subir peldaños cansa, pero las vistas son espectaculares. Hace un poco de frío; será normal. Acabo de ver un pájaro, aunque no encuentro a Mary Popping. Me dijeron que andaba por aquí. Ella es divertida y te enseña a ordenar tu cuarto con magia. Me gusta la magia; chasquear los dedos y que las cosas ocurran. También me gusta pasear por los tejados, y hablar con los paraguas. Me voy a sentar en esta nube, a ver si se me ocurre una historia. Luego, haré un avión de papel y lo lanzaré muy lejos; los cuentos se mueren si no viajan.

Qué curioso… Desde aquí, todo se ve pequeño y entrañable; sin filos ni esquinas… Ahora, no necesito nada…; bueno, sí, papel y lápiz, que a mí lo que me gusta es escribir.
Silencio… Aquí viene alguien...

No hay comentarios: