El dios de las pequeñas cosas

El dios de las pequeñas cosas

sábado, 2 de abril de 2016

Y compartimos el taller y lo pasamos de fábula

Todo preparado para el Taller


Aquí los participantes
    



      Con motivo del mes del Libro, hemos compartido Taller Literario en el Museo de Arte Precolombino de Benalmádena Pueblo. La experiencia ha sido un éxito. El taller se ha basado en algunos de los textos del libro de Felipe Orlando "El perro petrificado". Se han cuidado todos los detalles para recibir a los participantes como se merecen. Todos han sacado buena nota y han recibido su diploma acreditativo. Además de aprender, nos hemos divertido mucho a la hora de invitar al azar para que asignara personajes de cuentos con los que cada cual se pudiera identificar; y otras travesuras que amenizaran la velada. 

     Tengo que aplaudir a todos los participantes, ya que, además de completar los ejercicios con mucho cariño y esmero, han conseguido crear una atmósfera relajada y amena que nos ha enriquecido a todos. 

    Muchas gracias: María, Dori, Rosa, Alicia, Carmen, María Gracia, Elena, Jesús, María José, Inma y Ángel. Un placer compartir velada literaria con vosotros.







Carpetas



También contamos con la magia de la vela y los mensajes de las piedras, situadas en el centro de la mesa



Más fotos





    La experiencia ha gustado tanto que el alumnado quiere proponer a la Delegación de Cultura y Educación que se continúe con la actividad, al menos, una vez al mes, también de forma gratuita, para seguir aprendiendo el oficio de la escritura. 





Algunos de los textos que hemos analizado en el taller

El tío era otra cosa. Un hombre ancho y callado. Borroso. Como soñando acostado sobre la arena. Algunas veces escuchaba mejor el sonido de sus propias voces. Con la entonación que hablaban nuestros muertos. Pero, con todo, no es bueno eso de carecer de memoria. Él no la tenía pero la tenía yo y recuerdo bien cómo fue. Lo recuerdo como él nunca pudo hacerlo porque no tenía memoria. Ni siquiera sabía cómo era la cara de su madre. Quién sabe si la conociera. 
("El perro petrificado" de Felipe Orlando)

Te diré: un día estábamos la vieja y yo sentados en el portal. Entonces se acercó el hombre y lo ofreció a la abuela. Lo ofreció de regalo. ¿Sabes qué hizo la abuela? Se echó a reír. Rió durante mucho tiempo. Tanto que las lágrimas le resbalaron por los bordes de la nariz. Luego, tosiendo dijo: " Lo ofrece como un caballo". Y le hizo una señal que quería indicar su aceptación. Así entró Avelino en nuestra familia.
("El perro petrificado", Felipe Orlando").

La casa estaba cerca del parque. El parque servía solamente para huir de él. Después se extendían las casas: el hotel de madera, la logia masónica, la oficina de correos y, más allá, la estación de ferrocarril que tenía unos aleros de hojalata. Al final el mar inmenso de los cañaverales. Pero esa fue la casa tercera. Quizás la quinta. Siempre escapamos de ellas con el refugio del centro de la noche o cortando el sueño de la madrugada. Había trenes para toda hora oscura.
("El perro petrificado", Felipe Orlando).


María y Dori con sus respectivos diplomas de participación


Agradecimientos

     Queremos agradecer a Elena Galán Jurado, Concejala de Cultura y Educación, del Ayuntamiento de Benalmádena, su apoyo y buena disposición a la hora de darnos el Vº Bº para impartir la actividad en el Museo, además de firmarnos los diplomas de los participantes y solicitarnos información para la prensa (seguramente aparecerá el martes en el periódico "El Noticiero" de Benalmádena). Mil gracias, Elena. 


    También quiero agradecer a mis compañeras del Museo su colaboración a la hora de montar las mesas y ayudarme a prepararlo todo. Besos de pompas de jabón y gominolas. 


¡FiiiiiiiiiiiiiN!




5 comentarios:

María Borrego R dijo...

Muchas gracias, Mercedes, por hacernos pasar tan bonita e ilustrada jornada. Eres un ser de luz y lo trasmites siempre. Hoy hemos aprendido algo más de lo que se trataba en el taller, hemos compartido ilusión y buena energía todo gracias a una gran profesora y mejor persona, tú.
Me uno también y doy las gracias a La Concejala de Cultura Elena, y desde aquí, pedirle que haga lo que posible para que el taller continúe.
Felicidades por tu blog. Las fotos muy bonitas. Gracias.
Besos.
María G.

Paseo por las nubes dijo...

Gracias a vosotros por la participación y el ambiente tan chuli que se creó con vuestra presencia y vuestras participación. Yo me sentí muy bien. Espero que podamos seguir compartiendo experiencia con este grupito tan especial que se ha creado. Besos de vuelo de cometa en domingo.

NADA dijo...

Interesante, ameno, didáctico, humano, divertido, alegre, relajante y, sobre todo, MAGICO.
Jesus
Gracias a Mercedes
A la Serendipia
Al universo
Y....a la concejala.

Paseo por las nubes dijo...

Gracias, Jesús por todos estos calificativos.
Lo de la Serendipia me ha encantado. De hecho, existe un cuento llamado "Los tres príncipes de Serendip" (está en internet)donde se da cuenta de este tipo de sabiduría. Y también hay una película que he visto mil veces (me encanta) está en youtube, y se llama así: Serendipity. Os la recomiento.

Besos Serendipitados

NADA dijo...

En el campo,entre Alhaurin Grande y Coin una pareja de chamanes,mujer y hombre. Tenian una finca dinde haciamos rituales.
Le llamaron Serindipiry. Alli entre en conocimiento de ese concepto magico....fue un tiempo maravilloso.