El dios de las pequeñas cosas

El dios de las pequeñas cosas

lunes, 18 de mayo de 2015

Héroes anónimos

Benalmádena está protegida

 El domingo, 17 de mayo por la mañana, un joven de Benalmádena salvó una vida.

El héroe se llama José Manuel Jiménez Martín, tiene 27 años y la carrera de Enfermería. El chico, que trabaja en «Helicópteros Sanitarios» y, además, es voluntario de Cruz Roja, se encontraba ese día en el gimnasio del conocido Club de Hielo de Benalmádena practicando deporte en su día libre, cuando alguien que lo conocía le avisó de que había un hombre inconsciente tendido en la carretera. El joven dejó su actividad y salió pitando (dicen que se tragaba las escaleras). Sin embargo, mientras bajaba, todavía tuvo tiempo y temple para solicitar al citado club que le facilitaran un Desa (desfibrilador externo semiautomático), que es un aparato electrónico portátil ─producto sanitario que diagnostica y trata la parada cardiorrespiratoria─, por si fuera necesario. 


Arriba, vemos al héroe, el chico de amarillo, aplicando sus conocimientos. 
Acababan de avisar a los servicios de urgencias.


      Cuando llegó hasta el herido, tendido en el paso de peatones que hay junto al Club de Hielo, comprobó que el percance acababa de ocurrir y que el hombre estaba muy grave (alrededor del accidentado solo había un par de personas que lo habían colocado de lado). Nuestro héroe-enfermero lo primero que hizo fue aplicar su profesionalidad en la materia comprobando si respiraba o no. Al ver que no entraba aire en sus pulmones, inmediatamente lo colocó en posición y comenzó a practicarle el RCP o masaje cardíaco.

     Para los parches del desfibrilador (imprescindibles en semejante circunstancia), se ayudó de una persona que se encontraba en el lugar del accidente, indicándole cómo y dónde colocar los citados cables y cómo atender las indicaciones del aparato, mientras él continuaba sin descanso con el masaje bombeando sangre al resto del cuerpo. 
    De inmediato, llegaron la policía, la ambulancia y el 061 comprobando con asombro cómo nuestro joven héroe, con su buen hacer y disposición, había mantenido el cuerpo con vida de aquel hombre, añadiendo la posibilidad de salvación por parte de los equipos de emergencia, que enseguida se hicieron cargo de todo. 

    Se sabe que el accidentado, de unos cincuenta años, que además presentaba dos heridas sangrantes en la cabeza, salió de la parada cardíaca (infarto) después de muchos intentos por parte de los sanitarios y, aunque todavía inconsciente, se lo pudieron llevar al Clínico. 

    Desde estas líneas felicitamos a uno de nuestros jóvenes del municipio que se merece un reconocimiento tanto o más que si hubiera ganado un campeonato de natación, de tenis o de ajedrez. Benalmádena no solo está bendecida con la Estupa y protegida con la Paz , sino que, como hemos comprobado, también cuenta con Superhéroes anónimos que salvan vidas. 


El chico (de amarillo) ya con los sanitarios de urgencias




  El joven héroe (con camiseta amarilla) además, es mi hijo.
Fotografías: Mercedes Martín Alfaya

2 comentarios:

Águeda Conesa Alcaraz dijo...

Felicita de mi parte a tu hijo, que salvó la vida de ese hombre...ojalá hubiera más jóvenes así....un beso

Paseo por las nubes dijo...

Gracias, Águeda. La verdad es que fue muy emocionante. Sin esos primeros cuidados el hombre no habría sobrevivido.

Besos.