El dios de las pequeñas cosas

El dios de las pequeñas cosas

miércoles, 2 de abril de 2014

El día de los piropos de corazón


Por cierto, ¿sabes que hoy es el día de los piropos? Me lo acabo de inventar, aunque así debieron surgir los demás días de fiesta del calendario (día del padre, de la madre, de los enamorados, de la amistad...). Pues en el día de los piropos no hay regalos. La fiesta consiste en decir lo que nos gusta de los demás (decirselo a ellos). Por ejemplo, esta mañana, he usado el WhatsApp para algo más que para dar recados o enviar caritas sonrientes. Le he dicho a mi hija que me encanta una cualidad que tiene y es su buen talante. Que no lo pierda. 
Esto es así de facilito.
Luego, le he mandado un mensaje a mi hermano donde le comento que igual nunca se lo he dicho, pero que si sabe que su mejor cualidad es lo buen anfitrión que es. Así lo siento cada vez que voy a su casa. Antes, he llamado a mi marido para decirle que flipo cuando me prepara sorpresitas y que me gustan mucho sus detalles. Ahora llamaré a una amiga para decirle que lo que más me gusta de ella es que siempre recuerda todo lo que le comento, señal de que está muy atenta a mis palabras.
Y, como no podía ser menos en este día que me acabo de inventar, pues van otros piropos para mis amigos Ignacio y Mari Paz.: 
De Ignacio me gusta el remolino travieso que se le forma en la frente cuando me regaña por algo. 
De Mari Paz me encanta su forma de mover las manos cuando me habla, porque lo hace con mucha delicadeza y dándole forma (como el alfarero) a lo que dice. También me gustan sus anillos cambiantes.
Un beso fuerte en el día del piropo que me acabo de inventar, je, je.
Y digo yo... Todo esto que nos gusta de los demás ¿cómo van a saberlo si no se lo decimos?...

¿Y tú qué esperas?, es gratis.

1 comentario:

Celia dijo...

Mi querida amiga Mercedes:
Te envío un fuerte abrazo y todo este sol que hoy brilla aquí, aunque sé que a ti, el sol, no te deja nunca.
Un fuerte abrazo.
Espero que algún día nos encontremos