El dios de las pequeñas cosas

El dios de las pequeñas cosas

lunes, 20 de enero de 2014

Mis trucos para escribir

Por qué será que cuando más ganas tengo de escribir, más tareas se acumulan en casa. Yo creo que este mundillo de la escritura, sobre todo para mí que lo vivo de forma apasionada, debe percibirse como un vicio o una enfermedad. Y puede que lo sea, pero mucho más sana y creativa que pasarme el día como un pasmarote delante del televisor, escuchando banalidades y soportando el griterío de la chusma. Y es que hay gente que, en cuanto ve que disfruto de un buen libro, o escribo en horas en las que tendría que andar en la cola del burgger o gastando en las rebajas, dice que estoy “pillá”. Y como yo con esta gente no me meto, no voy a consentir que hagan lo propio conmigo. De manera que acepto sus calificativos de marras y sigo tan tranquila, embebida en mis aficiones, como si me dijeran que al peine le faltan púas.
Lo que sí me enciende es eso de que se me acumulen las faenas de casa justo cuando me apetece escribir. De manera que hoy probé un truquillo y funcionó; lo descubrí en una película muy chula, y parece tan fácil... Me refiero a cantar como Mary Popping mientras arreglo la casa.
Con un poco de azúcar esa píldora que os dan,
la píldora que os dan… pasará mejor.
Y si penoso es el hacer, muy fácil puede ser…
(…) Lleva la abeja a su panal
el dulce néctar de la flor,
pero siempre vuela y vuela con tesón.
Y cada gota de elixir, de cada flor,
se guarda al fin.
Y así (así…)
igual (igual…)
alegra el trabajar…”


¡Terminé! Lo he dejado todo como los chorros del oro (que se dice por aquí). 

Y ahora, a practicar la otra parte del truco, esa de chasquear los dedos y que todo desaparezca (menos mis libros y mi teclado de escribir historias).

2 comentarios:

Gloria dijo...

¡que identificada me he sentido! Me gustaría escribir cuando me apetece y cuando estoy inspirada pero esos quehaceres a veces me lo impiden, mi receta es apuntar todo lo que me viene a la cabeza mientras estoy en esas labores y cuando me siento intento transformarlas en palabras aunque muchas veces no logro darles el carácter como en principio llegaron a mí, pero bueno lo importante es hacer lo que uno quiere tarde o temprano.
Saludos desde Tenerife.

Paseo por las nubes dijo...

Eso es, Gloria. Apunta lo que se te venga a la cabeza y seguro que algo se puede rescatar luego.

Gracias `por tu comentario y por tu visita.
Besos