El dios de las pequeñas cosas

El dios de las pequeñas cosas

lunes, 24 de junio de 2013

El premio


Aroa me llamó por teléfono. Ella es mi nieta; y el personaje de mis cuentos.

―Abuela ¿sabes que eres famosa? En el cole todos los niños me quieren coger en brazos, me dan besos y me regalan cosas. La seño Toñi nos ha puesto unas actividades de tu libro “El mundo de Aroa”. Y te va a llamar para que vengas a mi cole, que es la Semana Cultural.

     Lo primero que pensé al oír estas palabras fue que ella, mi nieta, me estaba devolviendo el regalo que yo le había hecho un año antes, al publicar sus historias, porque, ahora, yo iba de invitada como escritora a su colegio. Así fue.


    Lo que yo no me podía imaginar es que los niños y las niñas de primero y segundo de primaria habían trabajado en actividades basadas en mi libro de Aroa. También, habían preparado un power point precioso con mi biografía; y todos querían tocarme cuando llegué. Fue alucinante. Escuché gritar mi nombre mientras hacían cola para entrar al gimnasio, lleno hasta el fondo, donde me habían preparado un sitio en el escenario. Hablamos de las historias de Aroa, y una seño dijo que era un lujo que yo estuviera allí, porque muy pocas veces se pueden conocer a los escritores en persona y ver que son de carne y hueso; al decir esto, me tocó el brazo y sonó una bocina que nadie sabe de dónde salió, jajajajaja. Fue muy divertido.

    Al final, se hizo una cola de preguntas: «¿Tú has tenido alguna vez ocho años?»...

    Hubo una anécdota muy curiosa que me hizo pensar lo tontos y presuntuosos que somos los adultos. Resulta que un niño me preguntó cuántos años tenía yo. Y, en lugar de contestar mi edad, sin más, le dije el año en que nací y le pedí que hiciera él la cuenta. Al despedirnos, me regalaron unas orquídeas blancas y un mural azul donde habían firmado los tres grupos de primero y los tres de segundo; con dedicatoria y todo.
    De pronto, veo al chico que me había preguntado la edad llorando en un rincón. Me acerco y me dice que yo le había dicho el año en que nací para que él calculara mi edad, pero que su padre no le iba a dejar la calculadora, con lo que nunca se iba a enterar de la edad que yo tenía, je, je. Y digo yo..., con un público así, un homenaje de tamaño calibre, con tu imagen reflejada en pupilas tan tiernas y escuchando tu nombre retumbar en las paredes del gimnasio... ¿Hay quien dé más?...




¿Que dónde estaba Aroa?... Pues, como los buenos personajes de cuentos, campando por allí, a sus anchas.



Ayyyyyyyyy, si es que no tendríamos que crecer nuncaaaaaaa para no estirarnos tantoooooo.


                                                     (La abuela y Aroa bajo el arco-iris) je, je.

Por cierto, nuevo cuento, con dibujo de Aroa,

“Estos días, en el ´cole´ tenemos la «Semana Cultural», y mi seño Toñi ha invitado a la abuela. Lo que ella no sabe es que estamos trabajando en clase los cuentos de Aroa, y le estamos preparando una sorpresa en el salón de actos que se va a morir de la sorpresa.

(continuará...).

4 comentarios:

Ardilla Roja dijo...

Hola Mercedes:

Tanto tiempo sin pasar por los mundos de blogger y lo primero que me encuentro es esto. Triunfar con los niños no es nada fácil, es el público más exigente, menos hipócrita y más agradecido que existe ¡Enhorabuena!

Paseo por las nubes dijo...

Ardiiiiiiiii. Menuda sorpresa. Qué ilusión me hace verte por aquí.
Ya ves que los blogs más veteranos, los que en su día dimos caña y caña (como el tuyo, el mío y muchos más), hemos dejado un poco de espacio a los "jóvenes", je, je. Esto es como la vida misma ¿no? Yo pienso (y eso lo pienso yo, je, je), que nosotros tuvimos nuestro momento (y muy pero que muy bueno). Sentamos las bases de muchas cosillas de las que ahora se disfrutan en este medio y dinamizamos el mundo blogger. Ahora, yo estoy en otras cosillas, aunque no dejo de publicar en mi blog, mas que nada como un rinconcito donde recopilar lo que no quiero que se me pierda.
Bueno, Ardi, que sepas que me has dado un alegrón con tu presencia. Te mando muchos besos y toda la energía positiva que te mereces.
Estaremos por aquí y por allí, je, je.
Y, sí, tú lo has dicho (que lo sabes muy bien), triunfar con los niños sí que es triunfar.

Hasta pronto, preciosa.

Gloria dijo...

Pues que quieres que te diga prefiero mil veces este tipo de reconocimiento y premios que sabes son sinceros y agradecidos.
Enhorabuena y tu nieta puede decirse que es tu mentora jajajja!
Besos sinceros.

Paseo por las nubes dijo...

Ay, Gloria, pues es verdad. Lo de mi mentora no lo había pensado, je, je. Llevas toda la razón. Qué guay...
Muchas gracias por tus palabras.
Besos de piruleta y algodón de azúcar (como estamos en feria, ji, ji).