El dios de las pequeñas cosas

El dios de las pequeñas cosas

sábado, 16 de marzo de 2013



Hola, amor:

Te he comprado el tarro de nivea que me pediste; esa suavita y profunda que, como tú dices, se absorbe sin tenerla que trabajar tanto.

Además, quería darte las gracias por esa ternura que pones al besarme, por la forma en que me tiendes la mano ante los obstáculos: «Ten cuidado a ver si te resbalas», por dejarme abierta la cafetera para cuando me levante, por las veces que perdonaste mis genios y desaires… Quería darte las gracias por quererme siempre; sobre todo, cuando menos lo merezco, porque es cuando más lo necesito.
Quería darte las gracias por esperarme; ya sabes que, además de lenta, me distraigo mucho por el camino. Y quería darte las gracias por regalarme tus palabras de aliento, las que a ti te sirvieron en la batalla. Eres muy grande, lo más grande para mí.


Yo no sé si merezco tanto como me has dado y me sigues dando, lo que sí sé es que, hoy, mis lágrimas no tienen nada que ver con la pena; mis lágrimas, ahora, brotan del corazón (no de la cabeza). Tú, y solo tú, has conseguido abrir esas compuerta dentro de la que yo guardaba mis mejores lágrimas, las que te ofrezco ahora, abrazada a tu lado de la almohada, esperando que vuelvas.

1 comentario:

Francisco M. dijo...

Hola palomitas, no conocia este video pero es interesante.
Que tengas unas agradables fiestas

Saludos desde felicidadenlavida;
Un abrazo,
Francisco M.