El dios de las pequeñas cosas

El dios de las pequeñas cosas

miércoles, 28 de noviembre de 2012

Es que era andaluz (de mi tierra)


Un hombre entra en una ferretería:
-Buenas, ¿tiene taladros?
-No.
-¿Y, sierras?
- A la una y media, si no hay gente.

2 comentarios:

MAR SOLANA dijo...

XDXDXD... ¡Muy bueno! me has alegrado el güeves :D

Te dejo éste por aquí:

Ese tío, cobarde de la praderarrr, que llega a la pollería y dice:

-Quiero un pollo y si tienes huevos, una docena...

Y el pollero (que no le gustaba que le tocaran los eggs ni el fistro) le dio trece pollos.

:DDDDDDD

Besos.

Paseo por las nubes dijo...

Jajajajja. Lo cuentas con mucha gracia, casi puedo escuchar el acentillo, je, je.
Yo lo sabía, pero con barras de pan:
-Buenas, que dice mi madre que me dé una barra de pan. Y si tiene huevos, una docena.

Y salió el vendedor del almacén con doce barras, jajajjaj.

Pos, mira, que también me has alegrado el ´güeves´ con los pollos y las docenas, je, je.
Mar: besos a-puñao´s.