El dios de las pequeñas cosas

El dios de las pequeñas cosas

domingo, 9 de septiembre de 2012

Es hora de compartir secretos

Bueno, ahí va más sobre el agua marina.
Ya está bien de guardar secretos que nos beneficiarían a todos.

Un consejo: investiga, investiga y descubre...






2 comentarios:

Neogéminis dijo...

Había leído algo sobre este médico y sus investigaciones, y siempre me pregunté, por qué, de ser tan efectivos, sus descubrimientos y tratamientos hoy casi no son conocidos, habiendo tantos tratamientos de medicina alternativa, sería lógico pensar que alguien los hubiera retomado y reutilizado.

Un abrazo

Paseo por las nubes dijo...

Hola, Neo. Ese "por qué" siempre tiene la misma respuesta, y no es otra que los intereses de las multinacionales: el dinero, la pasta. Las grandes industrias farmacéuticas no se pueden permitir el lujo de que se sepa que la salud está al alcance de la mano y de forma gratuita.
¡Qué asco de dinero y de gobiernos!

Un abrazo de lunes con los ojos abiertos.