El dios de las pequeñas cosas

El dios de las pequeñas cosas

domingo, 27 de mayo de 2012

Euforia y Quédate conmigo

Loreen (Suecia)



Pocas veces, por no decir ninguna, el Festival de Eurovisión consiguió que me chupara, una a una, todas las canciones que se presentaban a concurso. ¿A ver si ganaba España?... Noooooo. Yo ya sé que este festival anda un poco contaminadillo. Si estás al tanto de las noticias internacionales y sabes de geografía, enseguida te das cuenta de que los amigos y los vecinos cuentan. Al margen de estas especulaciones sin fundamento, claro, y, aunque España partía como favorita, también había canciones muy buenas. El caso es que suelo interesarme por los resultados al día siguiente, y ya está. Pero este año me lo he zampado enterito. La verdad es que Pastora Soler se lo ha currado a tope, dando lo mejor de sí misma; pedazo de voz. Si tuviera que ponerle alguna pega sería la indumentaria y el peinado. Yo creo que con el pelo suelto y un atuendo más moderno y juvenil, menos a lo Atenea, hubiera triunfado de gordo.



Pero bueno, lo que quería decir es que, a mí lo que me mantuvo este año gafapasta hasta el final, fue el comentarista. ¿Quién es este tío?, me preguntaba yo, mientras me deleitaba con esa calidez de voz, esa profesionalidad y elegancia en los comentarios, esa generosidad de palabras para con los participantes y esa vocalización perfecta; digo, divina. Yo es que, de joven, trabajaba en un centro de farmacia donde me pasaba el día al teléfono, intentando rescatar los pedidos diarios que las farmacias soltaban al proveedor más astuto o al más coñazo (ahora todo va por ordenador, pero antes, te tenías que ganar el pan con el sudor de tus dientes, o sea: "Anda, Chema, dame la nota, que son las once de la mañana y todavía no me he estrenado con la olivetti ¿o es que me la estás pegando con la competencia?". Pues eso, que yo conocía a todos los dependientes y a todas las dependientas de farmacia por la voz, lo que me proporcionó, durante mucho tiempo, algo parecido a un master en clasificación de personal a distancia. Y esto implicaba hacerte una composición personalísima de cómo era físicamente la gente con la que hablabas por cable (desde luego, me llevé cada chasco...). Y digo cada chasco porque igual no se parecían en nada a la imagen que yo me forjaba de ellos: unos para mejor y otros para peor, pero lo que nunca dudo es que a mí las personas, independientemente de como sean físicamente, me cautivan por dos cosas: por su voz, o por su manera de expresarse por escrito. Y me da lo mismo si son bajitos, calvos y con gafas.

Bueno, bueno..., que no voy a revelar aquí mis debilidades en el arte de la seducción , je, je. Lo que me vengo a referir es que me encantó la voz del comentarista de Eurovisión 2012 y por eso me quedé hasta el final de la final. Y ahora voy y me entero de que se trata, ni más ni menos, que de nuestro queridísimo y entrañable José María Íñigo: archiconocido profesional de la radio y la televisión de mis tiempos. Claro, si es que no podía ser otro; pero, mire usted, ni me lo podía imaginar. En fin, José María, que consiguió usted la proeza de que este año no me moviera del sillón hasta que terminó el festival; digo..., hasta que usted dejó de hablar, je, je.


Por cierto, al margen de nuestra representante Pastora Soler (la mejor) y su pedazocanción Quédate conmigo, tengo que calificar de soberbia la ganadora: Euforia. Impresionante puesta en escena, la letra y la música. Merecido triunfo para Suecia (y, ojo, que lo de impresionante puesta en escena, para mí, no tiene nada que ver con el despliegue a lo monsters, o la parafernalia grotesca con la que algunos paises se creyeron originales, sino más bien con lo sencillo, justo y elegante).
Y a usted, mi querido José María Íñigo, decirle que no se le ocurra nunca llamarme por teléfono, porque con ese pedazo de voz que usted tiene, si le imagino penetrando en mis trompas de eustaquio, le aseguro que no respondo.

Euforia: http://www.youtube.com/watch?v=Rfansvux9x4


Euforia (subtítulos en español): http://www.youtube.com/watch?v=1nTr3B9qhxw


7 comentarios:

MAR SOLANA dijo...

Jajaja, pero que resalá que eres; también ayer me tragué el festival en rollo (por no discutir con mi marido que hasta había puesto el sonido para escucharlo en condiciones, tò ilusionaò, como los niños que montan el scalextric,jejeje....)

Estoy totalmente de acuerdo contigo respecto a la indumentaria de la Soler, con lo monina que es, hija, parecía una folclórica entradita en años, ay qué ver...

Y la canción ganadora fue mi favorita nada más escucharla; recordé que cuando era peque, en el colé, hice yo solita una coreografía muy parecida para "El danubio azul", ¿te imaginas? ;)))

Besotes.

Paseo por las nubes dijo...

Hola, Mar, guapa.
Andaba revisando el escrito y corrigiendo algunas cosillas; yo es que los escritos los lanzo al ciber espacio y luego los arreglo, porque si me atasco y no sale del tirón, ya empiezo a divagar, lo adorno y no fluye como yo quiero.

Habrás visto que lo de clausurar mi blog fue un arrebato (me permito todos los arrebatos que quiero y no tengo problema en rectificar cuando quiero: faltaría más que yo misma me encajonara en mis propias decisiones, je, je. Bueno, que a mí es que me gusta esto de escribir más que comer con los dedos, ji, ji. En fin, que pasé la rachilla y ya ves que sigo por aquí (hasta que me dé otro arrebato, jajajajaj). Siempre he pensado que esta vida es como una tabla de ajedrez en la que avanzas y retrocedes según se vaya desarrollando el juego (nada, nada, tonterías mías).
besotes eurovisivos. La verdad es no quedamos tan mal, teniendo en cuenta que este año había bastante nivel.

besos de domingo casi lunes.

Paseo por las nubes dijo...

Por cierto, Mar, que no te he dicho nada de tu apunte sobre la puesta en escena que hiciste para tu cole. Pero, vamos, que está muy claro: si es que de pequeña ya apuntabas maneras, y tú lo sabes, je, je.

Más besos

Neogeminis dijo...

Recuerdo una época en que nos llegaban por aquí los pormenores de éste y otros festivales. Hoy, ni noticia!

Un abrazo.

Paseo por las nubes dijo...

Vaya, Neo, una pena, porque (dado el panorama internacional)no es que un festival de la canción tenga mucho que aportar al incierto revoltijo que nos ocupa, pero sí que es como una merendilla amena donde tenemos la oportunidad de encontrarnos con los vecinos y pasar un buen rato. Pero, hija, qué quieres que te diga, la política lo estropea todo.

Mil besos de balcón a balcón

Gloria dijo...

El pasado año también hizo él los comentarios y a diferencia del eurovisivo Uribarri no adivina tan bien la puntuación, era raro que fallara.
En cuanto a Pastora ha sido de lo mejor de los últimos años, por lo menos tiene calidad artística y vocal.
La ganadora sencillamente me encantó, por lo menos pareció una actuación y canción del siglo en el que vivimos y no del que parece tantos añoran, nada más ver al de "United Kingdom".

Paseo por las nubes dijo...

Hola, Gloria. Totalmente de acuerdo contigo en lo de las añoranzas de algunos y en lo de nuestra representante.
La ganadora, la verdad es que se lo mereció. A mí me gustó mucho porque, como dijo Jose María Íñigo, no se parecía a nada de lo que hubiéramos visto antes sobre la puesta en escena.
Por cierto, Uribarri también tiene un buen tono de voz, pero ni mucho menos como el de José María.

Besotes, mil.