El dios de las pequeñas cosas

El dios de las pequeñas cosas

miércoles, 8 de febrero de 2012

Hoy


Sé que conformarse, soñar, morder la punta del bolígrafo mientras pienso en ti, o dejar que se derrame una lágrima entre las notas de un piano imaginario es un tesoro; el único tesoro que acompaña mi vida desde ayer (un “ayer” iluminado, capaz de borrar el resto de mis ´ayeres´). Pero es “ayer”, y no me gusta esa palabra. Ayer es un vacío enorme, un lleno intangible, una pompa de jabón. Ayer se desvanece entre mis dedos al menor intento de atraparlo; por eso, ayer no me sirve. Yo quiero el hoy, mi Hoy, con toda su mayúscula de sustantivo propio; un Hoy de caja de sorpresas, un envoltorio a desgarrar, un ´quizá´ escondido entre algodones; un Hoy presente y vivo, enigmático y azul, aunque tú (todavía) no estés en él.

5 comentarios:

Marinel dijo...

Sueña, sueña en ese hoy vestido de azul y plagado de incógnitas ilusionantes.
Es un tesoro aún mayor que cualquier ayer que ya no es hoy.
Besos.

Rochitas dijo...

jamás pude concebir al ayer como vacío y sí como única posesión que nada ni nadie nos quitará. El hoy es tan efímero y el mañana tan incierto que solo el pasado nos garantiza haber sido.

De cenizas dijo...

Para vivir el hoy y alcanzar el mañana te has de impulsar desde el ayer, pero eso, impulsarte, sin arrastrar lastre.



besos

Paseos por el alambre dijo...

Marinel, Richitas, De cenizas, muy acertadas vuestras palabras. Para cada cual el ayer significará algo distinto, dependiendo de como se tome.
Yo sólo sé construir desde el hoy, porque sólo en el hoy existe posibilidad de elegir; con las herramientas del ayer en algunos casos, y con la mirada en el futuro, en otros. Pero es hoy cuando puedo mirarme al espejo y saber que existo.
Vivir del pasado es como vivir de las rentas, que está muy bien, pero te puedes quedar todo el día en la cama que no ocurre nada, y yo quiero abrir los días todos los días, vivirlos desde el presente. Por otro lado, el futuro es una especie de humo al que le puedes dar cualquier forma, pero no obtenemos garantía de que esa forma se mantenga como queremos. De manera que el presente, hoy, para mí, es el único recurso en el que todavía existe posibilidad; la posibilidad de mirar el pasado y el futuro como yo quiera.

Un abrazo y muchas gracias por vuestra opinión.

Roberto dijo...

sueños sueños son....
un saludo
Roberto