El dios de las pequeñas cosas

El dios de las pequeñas cosas

miércoles, 19 de octubre de 2011

Ya están los ejercicios de sinestesia






Bueno, ya están los ejercicios. Como soy novata en esto, me ha costado un poco prepararlo todo. Pero, ahí va. Si me he confundido en algo o queréis aportar opiniones, adelante. Que este es un barco en el que todos necesitamos aprender.


Un abrazo merengado.
-------------------------------------------------------


Ejercicio de Mar Solana

"¿Has acariciado alguna vez la melancolía?
Es la añoranza de un frío amarillo, un denso y tibio perfume.
Es un silencio áspero, una suavidad almendrada...
La melancolía es la amarga claustrofobia del llanto, el relente ácido de un pozo y el desarraigo del impulso... Es la cuna de la tristeza."

Comentario: Bueno, Mar, pues nos has dejado claro que conoces y dominas la sinestesia. Me ha gustado lo de “frío amarillo”
Muy bien, Mar.




Ejercicio de Ardilla

El chapoteo fétido de las ranas en el estanque le quitó las ganas de comer.
Crujir liviano, burbujeo dulce, eco salado, aroma denso, dolor sordo, roce maloliente...


Comentario: Ardi, nos has dejado una frase con sinestesia y has formado otras sinestesias. "Eco salado" es muy original y estaría bien incluirlo en un escrito.

Muy bien, Ardi.


Ejercicio de Rochita:

"Esta calle, la que por casualidad desvío o certeza, indica mi refugio. De azares o destinos. Qué o quién, así lo quiso...
Tantas veces transitada; cercana; lejana, cuando lo insondable me llevó a pensarme tan lejos.
Y pudo haber sido Juez del Valle, al pie del Curruhinca, con la orilla de mi lago tan cerca; o aquella frente a las vías donde el sol se calla con pereza, el aire huele a lavandas y eucalipto, y un río de luna plateada me hubiese permitido descansar en tu horizonte. Cuando aún no éramos.
Y es y sigue siendo aquella, altiva, la que hoy finge ignorarlo todo, y permanece insolente ante las vicisitudes del destino. Y sin embargo fue piedad en los amaneceres juntos.
Me hablan los adoquines, las puertas y ventanas, las esquinas de testigos ausentes. Son en mí y soy en ellas. Susurran. Irrumpen en el instante efímero con las imágenes presentes de un pasado que nos hizo ser. Un ayer tan hoy, frente a presentes cuánto más lejanos.
¿Crees que Rincón sabía del fin? ¿Que Charcas disfruta en Los Adioses? ¿Qué Freynos dejó? Jamás supe el nombre de aquella que sí quiso que fuésemos uno. La urgencia por tenernos; la que escuchó el primer te amo. La que cesó la espera.
Tal vez sean cómplices del último enamorado, y ya no recuerden nuestras voces y secretos al compás de pasos infinitos, procurando el olvido.
No sé si nos son fieles. Ignoran si nos hemos ido. Siento que olvidan.
Qué sendero será nueva ruta. Qué mañana del que todo ignoramos, nos será dado todavía..."

Comentario:
Veo en tu escrito que has utilizado otro recurso literario: "La personificación" que podemos confundir con la sinestesia. Yo tengo un truquillo para diferenciarlos y es que me di cuenta de que la sinestesia la forman un sustantivo y un adjetivo: “Una calle altiva” (sinestesia). Mientras que la personificación siempre añade un verbo: “el sol se calla con pereza".
La amiga Mar te ha dado algunas pistas muy buenas con su comentario.


La personificación (o prosopopeya) es otro recurso literario que enriquece mucho los textos, y que se caracteriza por atribuir cualidades casi siempre humanas a seres u objetos que no lo son. Es el caso de tu frase: "El sol se calla con pereza" y todo lo que se refiera a la calle cuando la llamas: altiva, la que finge ignorarlo todo, la que permanece insolente...
Un texto muy poético, me ha gustado mucho.
Muy bien Rochitas



Ejercicio de Neogéminis:

"pesado sopor de la siesta"
"tristeza azul por los años idos"
"aromados recuerdos de infancia"
"leve fragancia de lilas"
"dorados años de glamour"

Comentario: Creo que todo son sinestesias menos el penúltimo. Lo digo porque creo que, en “leve fragancia” lo que nos indica es que la fragancia duró poco o no fue muy intensa, pero no combina sentido + sentido, ni sentimiento + sentido.
Muy bien, Mónica.



Ejercicio de Matices

"El abandono silencioso de aquella estancia provocaba una melancolía de matices aterciopelados..."
"Brillaba en tonos de tristeza edulcorada"…




Comentario: “Abandono silencioso” "Matices aterciopelados" “Tristeza edulcorada” son Sinestesias.
Muy bien, Matices.

3 comentarios:

Neogeminis dijo...

Siempre hay tiempo para aprender algo útil!
Se agradece!
=)
Un abrazo

Rochitas dijo...

YO DEJE VARIOS MENSAJITOS. O AL MENOS ESO CREI...
DONDE LE AGRADECIA A MAR, Y TAMBIEN A UD...

Paseo por las nubes y por el alambre dijo...

Neo, un abrazo y gracias.

Rochitas, sí que dejaste esos comentarios pero no en esta entrada. Los vi en otra anterior; creo que fue en la titulada: Mi querida sinestesia
Gracias, guapa