El dios de las pequeñas cosas

El dios de las pequeñas cosas

jueves, 9 de junio de 2011

La vida es una taza de café


4 comentarios:

San dijo...

Me ha gustado mucho esta reflexión, y este café que tomé.
Un beso.

(Desde luego que esa experiencia en la feria del libro debió ser algo especial, felicidades)

De cenizas dijo...

Sabia reflexión. Ojalá se pudiera beber ese "café" sin taza, directamente de la "fuente"... vamos, que..."Ojalá llueva café en el campo.." :)


besos con mucha cafeína

Paseo por las nubes y por el alambre dijo...

San, De cenizas, si os apetece, os invito a un café, aunque sea en vaso de plástico, porque ya ha quedado claro que el sabor es lo que importa. Y vuestro sabor y aroma, junto a otros que guardo en mi despensa favorita, es de lo mejorcito.

chin-chin con mucho azúcar.

Neogeminis dijo...

Bien vale el ejemplo, aunque en mi opinión el café sabe mucho mejor según sea la taza que lo contenga. No es lo mismo beberlo en una vaso descartable que en una fina taza de porcelana...jejejee

un abrazo.