El dios de las pequeñas cosas

El dios de las pequeñas cosas

jueves, 26 de agosto de 2010

La familia (del libro: Las buenas maneras)

Dibujo: www.educima.com
Suele decirse, y con razón, que la familia es la primera y principal escuela de modales, en la que las personas nos “matriculamos” nada más nacer. En ella aprendemos, o deberíamos aprender, los fundamentos de la convivencia en el grupo y en ella es donde se forma nuestro carácter y donde nuestros valores cobran vida. De ahí que incluyamos las relaciones en la familia en la parte de este libro dedicada a la preparación de la persona para relacionarse correctamente con los otros.
La familia constituye, además, una “microsociedad” en la que una serie de individuos deben aprender a tolerarse y a respetar la libertad individual de los demás con el fin, aparentemente sencillo, de hacerse la vida más fácil los unos a los otros.
Las convenciones sociales tienen poco valor dentro de la familia, aunque todo lo que se aprenda o se deje de aprender en ella será fundamental para luego, en sociedad, saber poner en práctica y respetar dichas convenciones sociales.
A nadie se le escapa que la familia es, probablemente, la institución que más cambios, y de mayor envergadura, ha sufrido en los últimos años. Su tradicional estructura rígida goza de mayor flexibilidad (por ejemplo, en muchos hogares trabajan tanto el hombre como la mujer; los hijos se van de casa cada vez más tarde; abundan las parejas de divorciados que aportan a su nuevo hogar a sus respectivos hijos; se crean muchas familis de parejas homosexuales…). Estos cambios provocan que las convenciones familiares también se modifiquen, aunque lo fundamental sigue y seguirá vigente: respeto, tolerancia y, sobre todo, buen humor, mucho buen humor. Es este, quizás el mejor legado que unos padres pueden dejar a sus hijos.

Del libro: "1000 consejos sobre buenas maneras"
(Servilibro Ediciones S.A).

2 comentarios:

De cenizas dijo...

Estoy de acuerdo contigo... Y entonces hay que preguntarse ¿por qué la familia actual a claudicado?

besos
P.D.
Nací, vivo, y espero morir ¡enamorado!

Neogeminis dijo...

Pienso que la causa de la "mala educación" de los hijos es debido a que no todos los padres saben cómo serlo,quizás habría que, previamente, hacer un curso para aprender!jejejeje

Saludos.