El dios de las pequeñas cosas

El dios de las pequeñas cosas

domingo, 8 de agosto de 2010

Adagio florentino

Un adagio florentino dice: “La vida es para gozarla”

Y digo yo que existen días grises, arrugados, sucios… Otros, de arco-iris, elegantes, nuevos… También los hay planos, sosos, sin calado…

Hoy es un día normal, sencillito (que no simple). En los días normales es cuando ocurre lo fantástico. Me preparo un zumo de olvido y me doy un baño de humildad. Me he quedado nueva.

-¿Si?... Enseguida bajo.

Voy a comerme una hamburguesa con patatas en uno de esos sitios que huele a refrito. Tocaré el Cielo con los dedos, llenos de pringue vulgar. Voy a pisar cagadas de paloma en el parque (que también trae suerte). Me compraré un helado de limón (con sabor a fresa) y se me llenará de moscas la nariz. Voy a enseñarte mis empastes sin parar de reír. Buscaré un sombrero mejicano, y pintaré un dibujo en el asfalto.... (saltaré dentro; como Mary Popping). También, haré una foto sin glamour y robaré una frase mediocre; hace días que la vengo acechando. La descubrí en la puerta de un establecimiento de comida rápida, y dice así: "El sabor es el King".

Me voy de sabores...

(Igual, quién sabe, hasta me emborracho y me da por volver).


1 comentario:

Neogeminis dijo...

...y aquí seguiremos visitándote!

Buen lunes, que, espero, sea un día a colores!